Locales

Martín Hernández consideró lamentable la actitud de Gildo Insfran de negarse a rezar porque un sacerdote le dijo la verdad

1,208 Visitas totales, 3 Vistas de hoy.

INTOLERANCIA A LA REALIDAD. El diputado nacional por Cambiemos Martín Hernández, calificó de “intolerante y lamentable” la infantil actitud del gobernador Gildo Insfran, de enojarse tanto y negarse a rezar un Padre Nuestro, tan solo porque el padre Miguel Angel Rojas, le dijo la verdad en la cara en un acto celebrado en la localidad de Ibarreta, pueblo natal del diputado Armando Felipe Cabrera, que en el 2012 supo asegurar que “todos los curitas, todos los días iban a salir a defender su gestión”, “porque para nosotros (ellos) Gildo Insfran es nuestro Papa y nosotros le vamos a demostrar porque Gildo y Cristina son santos”, dijo, pero evidentemente no fue así.

“Las palabras del padre Miguel Ángel Rojas, en un acto oficial, dirigidas como reclamo a las autoridades, sobre las materias pendientes y los problemas que aquejan a la comunidad, generaron una reacción que muestra el desagrado de Gildo Insfrán y su intolerancia a la realidad”, afirmó Martín Hernández.

“El primer paso para buscar soluciones a los problemas, es reconocer que existen. Con esta reacción de Insfrán estamos lejos de ese camino. Lamentable”, definió el legislador nacional por Formosa de Cambiemos.

QUE ENOJO TANTO A INSFRAN

A Insfrán enojo que en un acto oficial alguien utilizara los micrófonos y la transmisión en vivo para no adularlo, agradecerle y llenarlo de loas y lisonjas. Eso no ocurrió en el pueblo natal de Papacito Cabrera done la homilía crítica lo enojó tanto que le sacó hasta las ganas de rezar el Padre Nuestro, y se negó a pasarle la mano al intendente de Ibarreta, y al eterno diputado Armando Cabrera, también oriundo de la localidad y jefe político de la zona.

Al Gobernador no le gustó que el valiente sacerdote le hablara de la pobreza, el reemplazo de la cultura del trabajo por la dádiva, la eternización en el poder, la falta de remedios, la inseguridad, la droga y la necesidad de hacerse cargo de nuestros males.

Entre otras cosas, el párroco, le dijo que “no basta tener escuelas si no hay maestros, u hospitales sin profesionales”; y que la “equidad se practique y no se quede solo en palabras”.

Comments

comments

Comenta aquí