Locales

Sin público, sin autoridades y deslucido culminó la tercera noche de la Fiesta Nacional de Pomelo

1,015 Visitas totales, 3 Vistas de hoy.

Sin la presencia de público, ni de autoridades provinciales, ni municipales, ni siquiera del Intendente municipal, cerró la 35° edición de la -extremadamente politizada- Fiesta Nacional del Pomelo, que se llevó a cabo durante tres jornadas en el predio del polideportivo “Evita” de Laguna Blanca, en simultáneo con la 12° “Expo Pomelo”.

La fiesta que tuvo un gran comienzo y luego dispar respuesta del público, deja grandes interrogantes sobre su futuro si no se revén aspectos centrales de su organización, objetivos y en la elección de los conductores.

Las primeras jornadas con temperaturas más agradables, tuvieron en la primera noche una extraordinaria respuesta del público, que ya mermó en la segunda noche donde estalló el descontento y prácticamente desapareció en la tercera y más fresca edición.

Pero no todo tuvo que ver con lo climático, porque así como fue mermando el público jornada tras jornada, también crecía el hartazgo por la extremada y descarada utilización política electoral de un Festival, pagado con plata de los formoseños, que pudo haberse convertido en unos de los más importantes de la región.

La mezquindad y miopía políticas no lo permitieron, y la reprobación expresada en chiflidos y silbatina se hizo sentir en la segunda noche. En la tercera y última noche ya no vinieron y el fracaso rozó su cierre.

Más allá de la vergonzosa manipulación política y la cuestionada conducción militante, las personas pudieron presenciar espectáculos musicales, visitaron los stands y pudieron degustar los productos típicos de nuestra zona, como si se hubiera tratado de un festival en serio.

En el desarrollo de la fiesta se adelantó que la edición 36° ya tiene fecha: 13, 14 y 15 de julio de 2018, por supuesto junto a la 13° edición de la Expo-Pomelo. Seguramente lo organizadores tendrán mucho que revisar para no seguir despilfarrando recursos de los formoseños.

No vamos a cargar las tintas sobre Santander, que demostró lo que es cuando insultó a Carlitos Tevéz por hablar de la pobreza en Formosa, porque alguien lo puso ahí y para hacer lo que mejor que sabe hacer, que es arengar políticamente a la tropa y fundamentar el relato.

Esas personas son las responsables de desvirtuar una fiesta popular y hacer fracasar un evento que debería habernos llenado de orgullo y dejado satisfechos a todos, porque se financia con los recursos de todos, y nunca se debió haber utilizado para hacer politiquería barata, con plata ajena.

En ese sentido todos los dardos apuntan al diputado Carlos Hugo Insfrán, hermano de Gobernador que el coordinador de la Fiesta de El Pomelo, y el gran responsable de su utilización política y fracaso final.

En otros aspectos la organización fue impecable, la atención de todos los estamentos a la prensa independiente muy buena. El Ministerio de Turismo, subsecretaria de Cultura y Dirección de Comunicaciones a la altura de las circunstancias.

Comments

comments

Comenta aquí