Opinión

“Por ser radical te juzgan y por ser peronista te liberan”

903 Visitas totales, 3 Vistas de hoy.

OPINIÓN: Dr Rubén Marcelo Amarilla. La mayoría de los medios gildista propensos en defender el modelo provincial endilgan de que es una operación clarinista para ocultar la victoria de la ex presidenta en buenos aires, pero cierto o no, lo mediático no opaca la realidad, y todos saben de que en este reino de lo increíble, para ser juez no hace falta materia gris sino simplemente tener un buen padrino político y un requisito ineludible de obediencia debida al rey “ser afiliado al partido justicialista”.-

Desde el retorno de la democracia, no ha existido en la opinión pública argentina otro denominador común como lo ha sido el tema de “la corrupción” enquistada a nivel latinoamericano, y muchos lo analizan sorprendidos como si fuera un fenómeno social aislado del que no formamos parte o como si nuestra “clase política” hubiera nacido en una isla. –

Uno de los principios básicos en un estado de derecho debería ser la “independencia de poderes”, donde el judicial tiene una de las mayores responsabilidades las de “impartir justicias”, pero cuando es “el poder político” el que digita a los jueces difícilmente encontremos esa garantía republicana que nos permita a los formoseños dejar ser desiguales ante la ley y una justicia que se anime a erradicar este mal de políticos ricos por dinero mal habido.-

De todas las provincias, formosa debe ser el paraíso de todo lo posible, donde lo común se transforma en extraordinario, y el milagro nunca sucede, ante una población pasiva, son muchos los temores a un poder que maneja las instituciones del estado de acuerdo a sus necesidades y no vacila ningún segundo en pasar el límite de lo absurdo con tal de complacer sus caprichos.-

Y una prueba irrefutable de esta injusticia pareciera ser esa especie de ley del talión de la justicia formoseña, “por ser radical te juzgan y por ser peronista te liberan” y así ha quedado demostrado, con la denuncia efectuada en el fuero provincial, en contra del gobernador por el pago de los 7 millones que fué inmediatamente archivada por el juez Shur con la connivencia de la vindicta publica Marisa Vázquez, hoy fiscal federal.-

Sin embargo en contra de “los correligionarios”, las denuncias por corrupción corrieron otra suerte, “la de imprescriptibilidad” ya que después de 12 años lo juzgan al ex intendente radical por Formosa y por ésta época donde se produce el juicio oral y público no caben dudas que ha sido tal vez para victimizarse ante los informes de investigación periodística nacional que ponen nuevamente a la provincia en el centro de escena.-

Lo cierto es que esta, nuestra justicia, lenta para muchos y muy rápida para pocos privilegiados sin ir muy lejos, el polémico fallo en el fuero civil conseguido por el gobernador en tiempo record de tan solo 2 años con una sentencia favorable y un monto millonario; mientras el resto de los mortales, los profesionales del derecho, tienen que peregrinar casi cerca de 10 años para que el mismo tribunal les resuelva causas de la misma naturaleza fijando condenas civiles irrisorias.-

 

La mayoría de los medios gildista propensos en defender el modelo provincial endilgan de que es una operación clarinista para ocultar la victoria de la ex presidenta en buenos aires, pero cierto o no, lo mediático no opaca la realidad, y todos saben de que en este reino de lo increíble, para ser juez no hace falta materia gris sino simplemente tener un buen padrino político y un requisito ineludible de obediencia debida al rey “ser afiliado al partido justicialista”.-

EL PARAÍSO DE LOS MILLONARIOS DE LA OBRA PUBLICA

En ese mismo contexto de defraudación a la administración pública, tampoco pasó desadvertido el informe periodístico sobre Mariano Martinez Rojas, quien arrepentido dice tener pruebas de que el gobierno de Formosa lavaba 50 millones de pesos por semana por sobreprecios de la obra pública.-

Quien pueda poner en duda que en nuestra provincia, los ricos han hecho dinero de manera honesta. En una provincia chica todos se conocen y algunos comprovincianos, han tenido la suerte o la desgracia de haber sido tocados por el bastón mágico, transformándose de la noche a la mañana, en millonarios gracias a la corrupción de la obra pública que fué explotada sin ninungun tipo de control durante el kischnerismo.-

En definitiva, en una sociedad tan vapuleada por la clase política como la nuestra con tanta sed de verdadera “justicia social”, ser justo no es aquel hombre que no comete ninguna injusticia sino aquel que pudiendo ser injusto, decide no serlo y ejerce actos de valentía frente a las injusticias.-

Ruben Marcelo Amarilla | Radio del Sol FM 99.1

Comments

comments

Comenta aquí