LocalesOpinión

FRAUDE: «Coladores electorales» en fronteras del país

1,065 Visitas totales, 1 Vistas de hoy.

LA NACIÓN: Empiezan a notarse los primeros pasos tendientes a erradicar las mafias político-judiciales que por décadas dieron luz verde al fraude comicial.

Una fuerte campaña y operativos de las fuerzas de seguridad buscaron disuadir de votar en las recientes PASO a extranjeros con documentos nacionales apócrifos o con residencia falsa en nuestro país.

Recordemos que los residentes extranjeros en el país no pueden votar en elecciones para cargos nacionales (presidente, vicepresidente, senadores y diputados nacionales), en las que sólo pueden votar aquellos extranjeros naturalizados, pero sí pueden hacerlo en las elecciones provinciales. Los argentinos que viven en el exterior no necesitan viajar, pues pueden sufragar vía consular.

Paraguayo con doble nacionalidad

A pesar de los esfuerzos, varios miles de ellos volvieron a colarse el mes pasado por la frontera norte, especialmente a través de pasos formoseños. La oposición política en el distrito, manejado como feudo por Gildo Insfrán desde hace décadas, volvió a encender la luz de alarma, reclamando a la justicia federal, a Migraciones, a la Anses y al gobierno paraguayo que entrecrucen información para poder así determinar con precisión cuántas son las personas que, elección tras elección, incurren en falsificación de documento público y fraude electoral, entre otros delitos.

El 13 de agosto habrían cruzado por la ciudad de Clorinda unos 4000 extranjeros y otros 600 por Formosa, según estimó en diálogo con LA NACION el presidente de la Unión Cívica Radical y concejal formoseño Juan Carlos Amarilla, autor de una denuncia penal al respecto.

La cuenta es simple: 4600 extranjeros que ingresaron a votar por sólo dos cruces pueden llegar a definir una elección en departamentos donde, por ejemplo, en las PASO del mes último y según datos oficiales votaron entre 10.000 y 16.000 personas, como ocurrió en Ramón Lista (10.087 fueron las que concurrieron a las urnas), en Bermejo (11.855), Matacos (12.539) y Pilagás (16.073).

Amarilla estima que son unos 25.000 los paraguayos convertidos en seudoformoseños, ya que obtuvieron su DNI en forma irregular o, habiéndolo conseguido legalmente, no pueden acreditar que viven en el país en forma permanente, como requieren nuestras leyes para poder sufragar.

Por otro lado, hay quienes cruzan la frontera portando dos documentos, uno local y otro paraguayo, aduciendo que cuentan con doble nacionalidad, cuando es sabido que la Constitución de la República de Paraguay no acepta ese estatus.

El día de las PASO, un programa de ABC TV Paraguay, acompañó a un ciudadano de ese país a votar aquí. Lo hizo en la escuela N° 31 General Manuel Belgrano de la capital formoseña. Se trata de Pablo Aguilera Benítez, quien tiene domicilio argentino en la casa de un familiar, donde no reside, mientras que uno de sus cinco hermanos, que como él también es paraguayo, con doble documento de identidad, declaró un domicilio falso como su residencia en la Argentina. El caso de Aguilera Benítez es tan sólo un ejemplo de hasta dónde se ha llegado con la emisión irregular de documentos. Incluso, su nombre en la identificación argentina es distinto al de su DNI paraguayo. También la fecha de su nacimiento. No obstante, figura en nuestros padrones y vota.

Aguilera Benítez le cuenta a la periodista de ABC TV que llegó a nuestro país en lancha, desde Alberdi, en Paraguay, donde vive, y que su familia cobra distintos tipos de subsidios en nuestro país.

El lunes posterior a las elecciones, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, agradeció a las fuerzas de seguridad, a Migraciones y a las policías locales haber trabajado en equipo para controlar los puntos de frontera más delicados en la materia con el fin de contrarrestar el fraude electoral. Ciertamente, esos operativos disuadieron a muchos extranjeros de venir a votar por temor a que un entrecruzamiento de datos detectara que recibían planes y subsidios sin tener residencia permanente en el país y que, como consecuencia de ello, les quitaran esos beneficios.

Cabe recordar que en febrero de este año la Anses canceló jubilaciones y pensiones a mil paraguayos y brasileños residentes en poblaciones limítrofes de Misiones, quienes jamás vivieron allí, pero que mes tras mes percibían esos haberes otorgados en forma irregular. El propio día de las PASO, la Policía Federal, junto con Migraciones, detectó a más de 200 ciudadanos paraguayos llegados desde Posadas con el propósito de sufragar. Casi todos tenían doble documentación y en el DNI argentino decía claramente «No válido para votar».

Una vieja investigación periodística de Periodismo para todos, en El Trece, ya daba cuenta de la existencia de una unidad básica del FPV en Paraguay y de lanchas que cruzaban la frontera repletas de gente para votar por Insfrán. Esos extranjeros eran controlados por punteros bajo amenaza de quitarles los planes y subsidios si no concurrían a las urnas.

El 13 del mes pasado y con total impunidad, desde una radio paraguaya se alentaba a concurrir a las PASO. La emisora funciona en la ciudad de Alberdi, precisamente desde donde provino el entrevistado de ABC TV. Al aire, una dirigente formoseña pedía que todos los residentes en Paraguay que tuvieran planes sociales, subsidios o beneficios en la Argentina vinieran a votar ese fin de semana, recomendándoles que cruzaran un día antes porque «a última hora» el paso estaba «muy complicado».

Las evidencias del delito están a la vista. Deliberadamente no se han querido corregir por años. El sistema contó siempre con la complicidad entre las autoridades nacionales y provinciales, pues ideológicamente tiraban para el mismo lado, aunque ese carro nos condujera inevitablemente al fraude electoral. En ese esquema de corrupción, era esperable que ni Migraciones ni los fiscales y jueces cooptados por Insfrán hicieran nada para atacar el problema.

Hoy empiezan a verse los primeros pasos tendientes a impedir este tipo de aberraciones, pero, como toda lucha contra las mafias, la tarea no será fácil y llevará tiempo.

El concejal Amarilla acaba de presentar una ratificación y ampliación de su denuncia, reclamando que se libre oficio a Migraciones para que brinde información sobre las personas que ingresaron y egresaron de nuestro país cada mes, entre los días 30 y los primeros diez del siguiente, entre 2014 y 2017, de modo de saber quiénes vienen a cobrar planes aquí sin ser residentes. Y que se libre a la Anses un oficio a fin de que informe sobre las personas que han sido dadas de baja de beneficios sociales o jubilaciones por no acreditar residencia real en la Argentina.

Además, en las últimas horas, fue presentado un proyecto de ley que modifica los requisitos del Registro Nacional de la Personas para tramitar el cambio de domicilio, exigiendo a quien realiza ese pedido que demuestre que realmente habitará en su nueva residencia. La iniciativa fue presentada por la diputada nacional radical Soledad Carrizo, a quien acompañan con su firma Mario Negri y otros integrantes de ese bloque. Según fundamentan los legisladores, el propósito es «evitar maniobras que tienen como objetivo la modificación de los padrones electorales para afectar el proceso decisional de una comunidad».

Es de desear que todas estas mociones tengan prontamente su debido curso administrativo, legislativo y judicial, y podamos, de una vez por todas, castigar a los culpables y erradicar las prácticas nefastas instauradas por quienes usan al Estado en su propio y exclusivo beneficio.

Comments

comments

Comenta aquí