OpiniónPolítica

“Donde los pueblos no permiten abusos, a ningún policía se le ocurriría restringir libertades de los ciudadanos y a ningún gobernante se le ocurriría impartir esa orden”

1,239 Visitas totales, 3 Vistas de hoy.

La deleznable actitud de un policía obligando a una madre a desinflar el globo de su hijita para poder ingresar a la costanera de Formosa, sumadas a tantas; tantas otras restricciones condenables (patines, guitarras, silletas, conservadoras, barriletes, globos, proselitismo de la oposición, chipas… etc, etc), desbordas por la última intervención policial donde “por órdenes superiores” se puede observar a policías tomando intimidatoriamente los datos de reconocidos fotógrafos locales, desataron las viralizaciones de los hechos y los más enérgicos repudios en las redes sociales.

Las reacciones fueron múltiples, variadas y acertadas, pero las reflexiones del periodista formoseños Rubén Orlando Giménez fueron realmente categóricas, descriptivas y fundamentalmente: IMPERDIBLES, por eso nos vamos a centrar en ellas.

“No es menor que un cabo de policía se tome el atrevimiento de pedir los números de documentos a los integrantes de un Foto club, porque ese hecho habla a las claras hasta donde influye en nuestras vidas cotidianas las ideas autoritarias de quienes nos gobiernan”, reflexionó Giménez.

“En lugares donde en épocas de la dictadura nos juntábamos a la costa del río a despuntar el hábito de beber cerveza, sin ser blanco de la prevención de la policía de facto y hoy (en plena democracia) Si, ahí frente al Galpón C, donde ahora no se puede siquiera tomar fotografías. Reconocidos fotógrafos de medios fueron detenidos en su loable propósito por efectivos rasos de la policía que cumplen “órdenes de arriba” de violar los derechos constitucionales de los ciudadanos”.

Resultado de imagen para costanera de formosa + policia

Los fotógrafos en su peligrosa actividad, solo querían hacer “un importante aporte cultural a la ensombrecida capital formoseña, donde su principal paseo público no puede ser utilizado para el fin que justifica esa multimillonaria y, seguramente, sobrefacturada obra estatal”, aseguró el periodista local radicado en Resistencia y Corrientes.

“Cuando hace algunos años me contaron que la policía revisa e incauta las conservadoras, termolares de los que se animan a ir a la costanera con esos elementos no les creí, no pude asimilar el hecho de que un gobierno que se dice popular y democrático ordene tal despropósito en contra de sus ciudadanos”, reconoció.

“Veo que mi gente disfruta su ciudad pero no de la Costanera, que supera en extensión y belleza geográfica a la de Corrientes”.

Pero en el paseo de Resistencia y el la costanera de Corrientes: “Todos los fines de semana son la cita obligada de jóvenes, familias y ocasionales visitantes”. “Construyeron el “Parque de la Democracia”. No hay más policía que la necesaria para prevenir delitos y controlar el tránsito, no revisan las conservadoras ni los termolares, también la gente puede llevar sus reposeras”, detalló.

Resultado de imagen para costanera de formosa + policia

“Decenas de miles de personas pueblan la Costanera (de Corrientes), No hay más prohibición que la de cometer delitos y tropelías. En esa avenida festejé con miles de riveristas la Copa Libertadores…, la misma noche que los “millonarios” que viven en Formosa no pudieron hacerlo en su costanera”, se lamentó.

“La costanera correntina (está hoy) poblada de proselitismo de todos los partidos, se ven los simpatizantes y candidatos oficialistas, y a los opositores, hay puestos de militancia cada dos cuadras y “caravanas”.

“A ningún policía se le ocurre frenarlos o impedirles el paso, tampoco a sus gobernantes se les ocurría dar esa orden”, remarcó.

Resultado de imagen para prohiben + costanera de formosa

“Esa es la diferencia de lo que pasa en las provincias donde las instituciones, y el pueblo, no permitieron el abuso de sancionar una constitución que facilita, la violación de los valores republicanos y democráticos; con la autorización de la reelección indefinida, que es la consagración de la monarquía”, reflexionó el periodista Rubén Orlando Giménez, cuya opinión transcribimos textualmente.

OPINIÓN TEXTUAL DEL PERIODISTA RUBEN ORLANDO GIMENEZ

Soy formoseño. Me gusta jactarme de ello. Crecí en la libertad de los esteros que rodean mi pueblo, Pirané. Por esas cosas de la mala economía me tuve que mudar a Formosa capital. Mi adolescencia la viví en tiempos de la dictadura. Con mis amigos del Polivalente de Arte y otros colegios nos cansamos de trasnochar, pasear por la plaza San Martín y nunca un policía nos paró para revisarnos la conservadora, la mochila o el termolar cuando nos juntábamos a la costa del río a despuntar el hábito de beber cerveza. Si, ahí frente al Galpón C, donde ahora no se puede siquiera tomar fotografías.

Perdonen la introducción. No es una reivindicación de la dictadura. Es, apenas, un dato de la realidad. Los adolescentes desprevenidos que se tomaban un par de cervezas, no eran un blanco de la “prevención” del gobierno de facto que cometió muchas atrocidades en esos tiempos.

Volvamos al presente:

Por esas cosas de las malas políticas del régimen feudal de la provincia y la mala economía de los gobiernos democráticos nacionales; muchos años después me vi forzado a mudarme, como miles de formoseños, a otra provincia.

Hoy vivo y trabajo entre Resistencia y Corrientes. Las nuevas tecnologías me permiten estar conectado a lo que padecen mis comprovincianos.

Un muy buen amigo y compañero de tareas publicó en su cuenta de facebook su indignación. Él es periodista y por su vocación de mejorar en lo profesional, aprendió a tomar fotografías y se unió al “Fotoclub” de la ciudad.

Él y otros reconocidos fotógrafos de medios y aficionados organizaron una jornada de toma fotos en la Costanera, seguramente después harían una muestra que estoy convencido será un importante aporte cultural a la ensombrecida capital formoseña, donde su principal paseo público no puede ser utilizado para el fin que justifica esa multimillonaria y, seguramente, sobrefacturada obra estatal: el esparcimiento del público; valga la redundancia.

Fueron detenidos en su loable propósito por efectivos rasos de la policía que cumplen “órdenes de arriba” de violar los derechos constitucionales de los ciudadanos.

NO LO PUDE CREER

Cuando hace algunos años me contaron que la policía revisa e incauta las conservadoras, termolares de los que se animan a ir a la costanera con esos elementos no les creí, no pude asimilar el hecho de que un gobierno que se dice popular y democrático ordene tal despropósito en contra de sus ciudadanos.

“Uno siempre vuelve a los lugares donde amó la vida”, dice César Isella, y yo que siempre sueño con retornar a vivir a mi provincia ensayo el regreso, visitó a mis hermanos, comparto con mi familia. Como asado y tomo vino con mis amigos que son decenas y variados. Muchos de ellos votan a Gildo Insfrán, otros a la oposición y otros tantos son indiferentes a la política, pero en definitiva de eso se trata la vida; de vivir en armonía más allá de nuestras posiciones ideológicas.

Resultado de imagen para prohiben + costanera de formosa

Veo que mi gente disfruta su ciudad pero no de la Costanera, pocas semanas después de su inauguración me tocó en suerte volver a mi provincia, recorrí la costanera que supera en extensión y belleza geográfica a la de Corrientes. Hasta parece menos desolada que la de Posadas. Sin embargo, la ausencia de gente compartiendo momentos de descanso es sobrecogedora.

Resistencia no tiene costanera pero sus intendentes y gobernantes se esforzaron en convertir a la avenida Sarmiento en su principal paseo, porque quieren competir sanamente con los atractivos de la costanera correntina.

Todos los fines de semana esa avenida se convierte en la cita obligada de jóvenes, familias y ocasionales visitantes de otros lados.
Tanto promocionan el paseo que reformaron su código urbanístico para permitir la instalación de centros comerciales, restaurantes y construyeron el “Parque de la Democracia” y como su nombre lo indica está abierto al público. No hay más policía que la necesaria para prevenir delitos y controlar el tránsito, no revisan las conservadoras ni los termolares, también la gente puede llevar sus reposeras.

Todo transcurre a orillas del río Negro ese que exalta Heraclio Pérez en su chamamé “Puerto Tirol” y seguramente muchos adolescentes chaqueños y, probablemente, mi hija formoseña escucharon al atardecer la voz de su primer amor.

Si uno no tiene la fortuna de tener moto, auto o no se anima a hacer 25 kilómetros en bicicleta tomará el ATACO o el TICSA o un remise y, por el costo de un pasaje podrá llegar hasta Corrientes. Ni bien cruza el puente hay un estallido de luces si es de noche; mucha algarabía y color si es de día. Decenas de miles de personas pueblan la Costanera, que llevan el nombre del Padre la Patria en su parte más vieja y la del Papa Juan Pablo II en su parte playera.

EN LA COSTANERA DE CORRIENTES SE FESTEJAN LAS COPAS Y SE HACEN LAS CARAVANAS POLITICAS

No hay más prohibición que la de cometer delitos y tropelías. En esa avenida festejé con miles de riveristas la Copa Libertadores que obtuvo el equipo de Gallardo, la misma noche que los “millonarios” que viven en Formosa no pudieron hacerlo en su costanera.
Corrientes por ahora vive una de sus campañas electorales históricas. Se cierra el ciclo de gobierno de Ricardo Colombi, tiene prohibido un tercer mandato consecutivo. No crean que no intentó reformar la Constitución para quedarse un poco más, las instituciones democráticas no se lo permitieron.
Con esta extensa publicación adjunto un montaje de fotografía que hicimos en el diario época, lugar donde trabajo, que muestra a la costanera correntina poblada de proselitismo de todos los partidos, se ven los simpatizantes y candidatos oficialistas, y a los opositores, hay puestos de militancia cada dos cuadras y caravanas.

A ningún policía se le ocurre frenarlos o impedirles el paso, tampoco a sus gobernantes se les ocurría dar esa orden.

Esa es la diferencia de lo que pasa en las provincias donde las instituciones, y el pueblo, no permitieron el abuso de sancionar una constitución que facilita, la violación de los valores republicanos y democráticos; con la autorización de la reelección indefinida, que es la consagración de la monarquía. Sistema de gobierno contra el que lucharon nuestros padres fundadores, desde Mariano Moreno a Manuel Belgrano, de José Francisco de San Martín a Simón Bolívar.

Por eso no es menor que un cabo de policía se tome el atrevimiento de pedir los números de documentos a los integrantes de un Foto club, porque ese hecho habla a las claras hasta donde influye en nuestras vidas cotidianas las ideas autoritarias de quienes nos gobiernan, si es que no tienen los contrapesos institucionales que establece nuestra Constitución Nacional.

Disculpen la extensión del texto, pero los formoseños debemos reflexionar sobre lo que pasa en nuestra querida provincia.

Rubén Orlando Giménez 

Comments

comments

Comenta aquí