Sin categoría

Le pegó un tremendo codazo a un jugador de Independiente y ni siquiera lo amonestaron

864 Visitas totales, 3 Vistas de hoy.

Apenas llegó a la Argentina, Fernando Amorebieta avisó que tenía un récord muy particular. “Me sacaron 17 amarillas en un año”, contó en una entrevista con Clarín. Y, así, dejó claro que era un defensor que no le escapaba al roce.

Sin embargo, en la visita a Nacional de Paraguay, el defensor dejó el papel de rudo para pasar a ser una víctima más de la violencia. Es que a los 20 minutos del primer tiempo, luego de un saque de arco del equipo guaraní, Amorebieta saltó a cabecear pero en lugar de la pelota se encontró con el codo de Luis Nery Caballero.

Su caída, aparatosa, y su desesperación por tomarse el rostro indicaron que algo no andaba bien. Y mucho más cuando su cara terminó cubierta por sangre. El golpe, certero, casi lo noqueó. Aunque de nada sirvieron los reclamos de sus compañeros para el árbitro Leodán González, quien ni siquiera amonestó al volante de Nacional.

Fue tan grande la impresión que causó su lesión, que Amorebieta debió ser retirado en camilla del campo de juego. Y no pudo continuar el partido (en su lugar ingresó Nicolás Domingo) ya que sufrió fractura de tabique nasal y un corte en el pómulo.

La decisión de Ariel Holan de incluir a Amorebieta entre los 11 titulares, de yapa, había sido justamente ganar altura para el juego aéreo. Pero casi no lo pudo usar. Y la estrategia no era errada: el mismo Caballero que lo lesionó, unos minutos más tarde, marcó de cabeza el 1-1 de Nacional.

Comments

comments

Comenta aquí