Sin categoría

«Los Moyano lavan activos y perjudican a Independiente»

776 Visitas totales, 1 Vistas de hoy.

El líder de la barra brava de Independiente, Pablo Álvarez, contó el trasfondo de los negocios de Hugo y Pablo Moyano y aseguró que la cúpula liderada por Camioneros «lava activos y perjudica al club» con los viajes y los pases de los jugadores.

 «La cúpula de Independiente dominada por Camioneros pagaba 1.200 carnets para los socios que ingresaba la barra. Al club no le pedimos nada y yo tampoco pagaba nada. Camioneros tenía una empresa que sobrefacturaba los viajes y el reintegro iba para Pablo Moyano. Las sobrefacturaciones no son comparativas con las que nos llevaban siempre a la cancha. Se quedaron con la plata y perjudicaron al club», declaró Bebote en un mano a mano con No todo Pasa.

Y destacó: «Yo acuso a los Moyano de lavado de activos. Vean los contratos de los jugadores que trajeron. Los traían lesionados, los hacían pasar por sanos y se quedaban con un porcentaje. Eso le costó el puesto a un médico de 20 años de trayectoria que no quiso firmar más. Cebolla Rodríguez y Walter Erviti no estaban para jugar ni a la bolita».

Por su parte, Álvarez también se defendió ante las acusaciones de ser el jefe de la asociación ilícita «Los Diablos Rojos», que cuenta con innumerables delitos y un financiamiento extraordinario. El último caso fue el de la reventa de entradas en la final de la Copa Sudamericana contra Flamengo en Brasil, donde se recaudó alrededor de 1 millón de dólares.

“El Secretario General Héctor Maldonado dice que se vendieron 36 mil entradas, pero había 54 mil personas en la cancha. Antes del partido ya la gente no tenía entradas para comprar. Las 18 mil restantes fueron al fideicomiso de los Moyano. La barra no las revendió porque estábamos todos presos. Fueron ellos y lo hicieron por un circuito ilegal. No hay filmaciones que me perjudiquen. Yo iba a buscar entradas de protocolo para las familias de las barras que no eran socios. Se las regalábamos porque esa gente nos ayudaba», admitió.

Álvarez dejó entrever que su principal enemigo es Pablo, el hijo de Hugo a quien lo apodó como «el salvaje»: «Él está en libertad por ser de Camioneros, pero es un terrible mentiroso. Noray Nakis, en cambio, está en cana porque me ofreció ser parte de una sociedad anónima de un hotel. Llora todos los días, está destruido. Se está comiendo un garrón porque no podía ocuparse solo y yo era de su confianza. Al lado de mi celda tendría que estar Pablo. Acá se va a arrodillar y va a pedir perdón por todo lo que me hizo».

Comments

comments

Comenta aquí