Política

Bajan los cuadros de Floro Bogado y pusieron a Gardiol como Hezbolá del control ideológico de los empleados legislativos

1,053 Visitas totales, 3 Vistas de hoy.

La interna del partido justicialista se recrudece a pasos agigantados y son deliberadamente fogoneadas por las actitudes mezquinas, autoritarias y discrecionales adoptadas por el presidente de la Legislatura provincial Armando Felipe Cabrera con el respaldo del quinto piso de casa de gobierno.

Dirigentes del partido justicialista advierten que la grieta en el PJ se acrecienta día a día a partir de la decisión del gobernador Gildo Insfrán de ungir unilateralmente a su hermano “Carlín” como heredero del sillón de Fontana, de imponerlo a resistidísimo Papacito Cabrera en lugar de convocar a elecciones para elegir el vicegobernador como ordena el artículo 135 de la Constitución Provincial, y las deleznables actitudes persecutorias, de hostigamiento y maltrato permanente a los que son sometido el personal legislativo y militantes que respondían a la conducción del desaparecido Floro Eleuterio Bogado, cuyos cuadros fueron descolgados de las oficinas del Poder Legislativo.

“Nos persiguen, amenazan y discriminan como si fuéramos los peores enemigos”, se quejan empleados legislativos con militancia en el Bogadismo “nos aprietan, desplazan, hostigan y amenazan constantemente para convertirnos políticamente y someternos a los intereses internos y económicos de Papacito”, se quejan.

“Seguramente quieren desplazar más gente para meter más empleados de Boca Roja, del Estudio Jurídico del que son socios Armando Felipe Cabrera y Lorenz Olivier Boonman secretario Legislativo y apoderado del PJ, y de las empresas privadas de cabrera, como ya lo hizo en varias oportunidades”, especularon.

“Para colmo lo trajeron como Jefe de Personal al paracaidista Santafecino Rodolfo Gardiol, un soberbio y agrandado que se cree dueño del “peronometro” con él cual juega a ser Hezbolá y a hacernos control de calidad ideológico y Gildista, hostigándonos permanentemente en claras y autoritarias actitudes de persecución política interna”, denunciaron.

Estas actitudes no son desconocidas para referentes del partido justicialista, que no reconocen como herederos ni a Papacito, ni a Carlín, ni están de acuerdo con la eternización de los funcionarios de Gildo Insfran ni la del mismo Gildo Insfrán, y –para colmo- sufren en carne propia los aprietes de Casa de Gobierno para intentar disciplinarlos, son las que van profundizando y ensanchando la grieta existente dentro del Partido Justicialista, entre el pasado que no se quiere ir y el futuro que quiere renovar. (AMPLIAREMOS)

FUENTE: OPINIÓN CIUDADANA

Comments

comments

Comenta aquí