Locales

Comerciantes de la zona céntrica en alerta por ola de robos

832 Visitas totales, 12 Vistas de hoy.

Un nuevo hecho delictivo sobre la calle Brandsen, esta vez en la intersección con Padre Patiño, generó preocupación entre los vecinos y comerciantes de la zona céntrica de la ciudad.

Luego de reiterados episodios en la zona del microcentro comercial, los delincuentes trasladaron su actividad al otro lado de la avenida 25 de Mayo, sector que con los años fue poblándose de nuevos negocios que acompañan el crecimiento comercial de la ciudad. Lamentablemente, en un lapso de diez días, ocurrieron dos casos de robo en locales ubicados sobre la calle Brandsen. Primero fue el turno de una boutique en la esquina de Deán Funes, y este martes ocurrió en Padre Patiño, en una rotisería y bar que abrió sus puertas hace tan sólo tres meses.

El propietario de la rotisería asaltada, César Maciel, relató su impotencia e indignación ante el robo a su local, donde de madrugada sustrajeron la caja registradora que contenía unos 6 mil pesos que eran la recaudación del día.
En ese sentido César, lamentó lo ocurrido, pero aseguró que era algo que se esperaba puesto que muchos locales de diferentes rubros ubicados en la zona ya habían padecido robos en los últimos tiempos, lo que generó una alerta en el sector, porque en la mayoría de los comercios que rodean la zona ya habían robado.
“Lamentablemente era de esperar porque ya había pasado acá a la esquina, a la vuelta, ya venía esta ola de inseguridad”, dijo y señaló que pese a estar en pleno centro de la ciudad los robos ocurren de manera constante, “estamos en pleno centro, acá hay luz,  hay seguridad en una esquina, Gendarmería a la vuelta, no entiendo esto que pasa, acá en la esquina a otro local lo desvalijaron y nadie vio nada, no sirven las cámaras ni nada, yo tengo rejas, cámaras pero no sirve de nada porque los delincuentes entran y roban tranquilamente”, denunció.
“Según fuentes policiales, aproximadamente a las 4 de la mañana entraron a robar, se llevaron la caja registradora con la recaudación del día anterior, afortunadamente sólo eso, siendo que estaba a mano una notebook, una impresora y un maletín, entre otras cosas”, dijo.
Explicó que tanto las ventanas como las puertas de ingreso al comercio quedaron cerradas con rejas estructurales y con cámaras de seguridad, sin embargo, no fueron suficientes para detener al ladrón o los ladrones. Ingresaron por una de las ventanas luego de sacar la reja y el vidrio, en un trabajo minucioso, y se llevaron la caja registradora con la recaudación del día anterior, que rondaría los 7 mil pesos.
La impotencia del comerciante tiene que ver con que luego de que ocurrió el robo a la boutique que está a una cuadra de distancia, él “se esperaba” que ocurran otros robos. Su instinto fue acertado y lamentablemente le tocó a él. “Por acá pasa mucha gente, no sé realmente cómo nadie vio nada, estar en pleno centro ya no es sinónimo de seguridad, ahora es como un impuesto más que tenemos que pagar. Justamente que vengo de pagar la luz, que llegó con una factura muy elevada, ahora nos toca padecer un robo y estar inseguro, es muy difícil”, expresó.

Comments

comments

Comenta aquí