Política

Basterra, Vechietti, Mayans y De la Rosa cobraron más de 110 mil pesos de sobresueldo, en el festival de canje de pasajes del Congreso nacional

892 Visitas totales, 3 Vistas de hoy.

Los diputados nacionales justicialistas Luis Basterra ( $ 154.750), Inés Beatriz Lotto de Vecchietti ($ 114.345) y Ramiro Fernández Patri con 20 dias de haber asumido ($ 17.200), junto a los senadores José Miguel Ángel Mayans y Graciela De la Rosa (entre $ 180.899 y $ 120.600 pesos), cobraron vergonzosos sobresueldos por pasaje que no ocuparon ni repartieron y canjearon por dinero para sus bolsillos, en el festival de cambio de pasajes por efectivo sigue intacto en el Congreso nacional.

Los legisladores salientes -que estuvieron hasta diciembre de 2017, Juan Carlos Diaz Roig se embolsó $ 130.000 extras y la Socialista Lucila duré canjeó $ 31.230 por pasajes no ocupados.

Al paso de los años, más allá de los gobiernos y los partidos políticos, los legisladores nacionales se otorgan a sí mismos un suculento sobresueldo libre de impuestos sobre sus ya abultados salarios. Se trata del canje de pasajes aéreos que les es otorgado cada año, un negocio millonario y de dudosa ética.

 Según un informe de Directorio Legislativo, los montos de los pasajes se fueron actualizando y al momento, cada aéreo equivale a $1350, mientras que el transporte terrestre vale $650. Si un diputado canjeara todos, sumaría $ 40 mil más al mes; $ 480 mil al año.

Aunque profundamente inmoral, aquí no hay delito alguno. Pero el festival de pasajes del Congreso argentino es único en el mundo. El sistema, fruto de un trabajo mancomunado de las fuerzas políticas que se fue perfeccionando año tras año desde el retorno de la democracia, está reglamentado de esta manera: todos los senadores, diputados y otros funcionarios como secretarios y prosecretarios de ambas cámaras y de los bloques, reciben cada mes, haya o no sesiones, 20 pasajes de avión y 20 de ómnibus para viajar a cualquier lugar del país.

Si no los usan o los entregan, pueden reclamar el cambio por dinero que va sus bolsillos y representan un grueso y escandaloso sobresueldo.

No hay control alguno sobre su uso: los legisladores pueden utilizarlos para trasladarse por trabajo o para irse de vacaciones. Tampoco están obligados a usarlos ellos mismos. Se los pueden obsequiar a un asesor (en el mejor de los casos), un famiiar, un amigo o a alguien que termine revendiéndolo (como ha ocurrido). Pero en esta kermese parlamentaria, el premio sale o sale porque pasaje que no se utiliza puede canjearse por dinero en efectivo con un simple trámite ante la Secretaría Administrativa.

Pode Ciudadano e Infobae publicaron el listado de los diputados nacionales que optaron por el canje. Después de Carrió, se ubicó Nilda Garré, con $353.100. Ambas damas compartieron el podio con el sindicalista petrolero, exdiputado massista y actual miembro del bloque justicialista Alberto Roberti, quien al igual que Lilita canjeó todos sus pasajes y se llevó también $355.800 extras a su bolsillo.

Comments

comments

Comenta aquí