Política

PANORAMA POLÍTICO: Operativo clamor por la eternización y malversación en gastos políticos

11,814 Visitas totales, 3 Vistas de hoy.

La vieja antinomia “Jesús vs Judas” que uso Gido Insfrán para lanzar el operativo clamor por su eternización en el poder (que también paga el Estado) y la posterior foto de Adrián Bogado ingresando a Casa Rosada, dejaron en la semana importantes definiciones del legislador que conduce la Evita Vive:

Nadie es el dueño del peronómetro”, “a mí nadie me va a decir con quién tengo que hablar y con quién no”, “soy peronista a secas, no soy ista” (ni Gildista, ni Kirchnerista), “no creo que sea traidor él que hable con otras fuerzas políticas”, “no pienso perder el tiempo en responder agravios interesados de los fanáticos, que son parte del folclore de la mala política que debemos corregir”, “sería imprudente hablar de candidaturas, cuando la gente tiene otros problemas”, “a nuestro partido le hace falta un gran debate interno que nos permita profundizar lo que estamos haciendo bien y corregir las cosas que estamos haciendo mal”, definiciones que irán enmarcando el devenir del PJ, de otros partidos y del futuro provincial.

En el ámbito nacional, la convocatoria del presidente Mauricio Macri a los gobernadores a un “Gran Acuerdo Nacional para el desarrollo” para achicar responsablemente el déficit fiscal, recortando el gasto público y los gastos políticos, sin apelar a mayor presión fiscal ni tocar el gasto social, también tendrá sus bemoles en Formosa en donde el despilfarro en los gastos políticos son enormes.

Justamente el sábado, el mal tiempo y la consecuente suspensión del operativo por Nuestra Gente Todo (PNGT), le significó un importante ahorro económico a los fondos públicos, con los que se financia un programa partidario y propagandístico de la figura del gobernador, que desde instituciones educativas se transmiten en directo por la costosa Red de Medios Provinciales, y que constituyen abuso de poder, despilfarro de fondos públicos y malversación recursos del Estado, que integran una parte de los malgastos políticos que la república reclama recortar para avanzar en el desarrollo provincial.

El operativo PNGT en los que se invierte plata de los formoseños, para levantar tribunas políticas partidarias, consisten en llevar cada dos años a los barrios agraciados, lo que el Estado les niega todo el año, de allí el éxito de los operativos. Los vecinos que normalmente no tienen acceso a salud ni a otros servicios y beneficios en sus barrios, deben esperar que lleguen los OPNGT para les arreglen las calles y canchitas, embellezcan los edificios, arreglen el alumbrado público y para que vayan a hacerse atender por médicos, especialistas, oculistas y odontólogos, les hagan sus documentos, trámites y vayan a buscar los anteojos, remedios y prótesis dentales que de otra manera no pueden conseguir nunca, porque –por ejemplo- en las salas y Centros de Salud nunca hay médicos, remedios, insumos y menos especialistas.

 

A nivel nacional ingenuamente aseguran que llegó la hora de que las provincias -en su mayoría en manos del peronismo- se comprometan a una fuerte reducción del gasto en sus provincias, sin tocar tarifas, gasto social ni los empleados públicos. Nuevamente la reducción del gasto político en el centro de las miradas.

LEGISLATURA: EL GRAN NEGOCIO DE LOS POLITICOS

La Legislatura provincial, es la gran caja del despilfarro de la política, de los sueldos ñoquis de los punteros, y está en el podio de los legisladores que más cobran, por no hacer nada. Las comisiones no funcionan y con suerte se reúnen cuatro veces por mes para tratar exclusivamente sobre tabla y a libro cerrado las iniciativas que envía el Poder Ejecutivo.

Una carísima escribanía de Gobierno, que le cuesta a los formoseños $ 781.420.000, y donde cada sesión hagan o no hagan nada, vayan o no, le cuesta a la provincia 23 millones de pesos.

El presupuesto total del Poder Legislativo es de $ 781.420.000, de los cuales se destina la suma de $676.000.000 a los gastos de personal. De allí sale el dinero para los 30 diputados, para los 334 cargos de planta permanente y los 1901 contratados del personal temporario, que son asesores y asistentes de los legisladores. Asesores para qué?, si no hacen nada, no sesionan, no deliberan, no elaboran proyectos, no se reúnen en comisiones, ni siquiera debaten en las sesiones.

El año pasado, los diputados votaron una sola ley, que lleva el número 1650, para aprobar las cuentas de inversión de la Administración Pública de Formosa correspondientes al Ejercicio Económico Financiero 2016, es decir, que solamente levantaron la mano para aprobar a libro cerrado los gastos de Gildo Insfrán.

Recordemos que nuestra Cámara de Diputados le transfirió todos sus poderes al gobernador, que con su sola birome puede gastar y endeudar como quiere los recursos provinciales, renegociar contratos de todo tipo y realizar operaciones económicas, efectuar inversiones en empresas de servicios, etc.

Gildo Insfrán no necesita pedir autorización legislativa para reasignar partidas presupuestarias y modificar el plan de obras y servicios públicos. Incluso puede contraer préstamos y otras obligaciones financieras comprometiendo el dinero de la coparticipación provincial.

Poco tiempo atrás, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, afirmó que tiene que haber un violento ajuste de la política en cargos y asesores y planteó que “ya no se le puede pedir más a la gente” y que el recorte debe ser inflexible para la corporación política que parece haber hecho un lucrativo negocio de ocupar cargos públicos. Y no se equivocó, pese a que no vio la manera obscena en que la Legislatura provincial dilapida los recursos de los formoseños.

Un reciente informe del diario Nación que ubica a Formosa en el podio de los diputados provinciales mejor pagos del país, da cuenta que en Formosa un legislador percibe más de 130 mil pesos, más gastos de representación, más los 80 mil pesos que reciben para asesores. El diario La Nación indicó que un diputado oficialista con antigüedad puede cobrar hasta 90 mil pesos en blanco y más de 200 mil pesos en gastos reservados, que no pagan ganancias.

Aunque el gobernador seguramente lo va a negar, en Formosa hay mucho derroches, malversación y despilfarros de dineros públicos que recortar para redirigirlas en beneficio de los menos tienen, y no seguir “gastando hasta el último centavo en los que menos necesitan”, como él mismo Gildo Insfrán reconoció en la tribuna de un PNGT, que todos los sábados se monta con nuestra plata. Queda mucho por hacer.

Feliz domingo.

 

Comments

comments

Comenta aquí