LocalesNacionales

Ciccone y Boudou: el paso a paso de un escándalo que arrancó en 2011 y entra en su etapa final

2,912 Visitas totales, 9 Vistas de hoy.

Los socios del compañero de Cristina y el sueño de fabricar plata. Los principales acusados. El cronograma de los alegatos.

Este martes es el comienzo del fin de la causa Ciccone. Empiezan los alegatos en el juicio oral del caso donde el ex vicepresidente de la República Amado Boudou, junto a una variedad de supuestos aliados y partícipes, han sido acusados de llevar a cabo un plan audaz. Adueñarse de la Calcográfica Ciccone, la mayor imprenta de Latinoamérica, capaz de fabricar dinero, acciones, título, cheques, DNI s y fichas de casino. Es decir, planearon que la impresión del papel moneda del Estado pasara a manos privadas.

La causa se inició después de que en la mañana del 6 de febrero de 2012 en el programa de Jorge Lanata por Radio Mitre, la ex mujer del flamante y enigmático director de la sociedad que había tomado control de esa planta gráfica denunciara que su ex marido trabajaba en negocios ilegales liderados por Boudou y su socio, el millonario súbito José María Núñez Carmona.

En su edición del 18 de septiembre del 2011, este diario ya había informado sobre la intromisión en el pasamanos societario de Ciccone donde habían quedado rastros de Boudou y de otros funcionarios. El escritor Jorge Asís había divulgado parte de esa trama un mes antes en su blog. En noviembre de 2011, Clarín publicó por primera vez la foto del misterioso belga que figuraba como director de la sociedad que se había adueñado de esta empresa gráfica, de importancia estratégica para el interés y la defensa nacional es, Alejandro Paul Vandenbroele. Esa nueva sociedad se llamaba The Old Fund, o sea, “ El Antiguo Fondo”.

El Gobierno de Cristina Fernández ocultó la información de que el oficialista Frente para la Victoria había hecho imprimir por Ciccone las boletas electorales que usó en las primarias del 2011 y en las elecciones nacionales de ese mismo año. La fórmula presidencial que encabezaba esas papeletas victoriosas era Cristina Kirchner-Amado Boudou.

José María Núñez Carmona, amigo y socio de Amado Boudou, cuando lo liberaron en enero pasado. También está en el banquillo por Ciccone.

José María Núñez Carmona, amigo y socio de Amado Boudou, cuando lo liberaron en enero pasado. También está en el banquillo por Ciccone.

Una vez estallado el caso en los tribunales, se conoció que Vandenbroele había vivido en una departamento de Boudou. Y que el antes ministro de Economía había firmado un documento por el cual pedía a la AFIP que le concediera a The Old Fund-Ciccone una moratoria para pagar su multimillonaria deuda con el fisco. Se la concedieron, abonó las primeras cuotas y después dejó de pagar .

Paradójicamente, o no, la ex Ciccone imprimió 410 millones de billetes de un valor nominal de 100 pesos a un costo total para el Estado de 160 millones de pesos. La presidenta del Banco Central de entonces, Mercedes Marcó del Pont, había negado públicamente que su institución fuera a contratar, para un trabajo tan delicado como la confección de papel moneda, a The Old Fund , empresa ya investigada en abril del 2012, justamente por lavado de dinero, y no solo en la Argentina sino también en Uruguay. Los hechos públicos no tardaron en desmentirla.

Laura Muñoz, ex esposa de Vandenbroele

Laura Muñoz, ex esposa de Alejandro Vandenbroele, la cara visible para avanzar sobre Ciccone. Ella habló y destapó el escándalo.

Por presión del Gobierno K, y por razones variables, quedaron removidos de la investigación e l primer fiscal del caso, Carlos Rivolo. El primer juez, Daniel Rafecas. El Procurador General de la Nación, Esteban Righi, antecesor Alejandra Gils Carbó. Todos fueron denunciados por Boudou de formar parte, junto a empresarios del mercado gráfico, del juego y de los medios, de una mafia que utilizó a los tribunales federales para perjudicarlo. Absolutamente todas sus denuncias fueron desestimadas por la Justicia. Todas.

En agosto de 2012, por orden de la Presidenta de la República, la mayoría automática K en el Congreso, a la que se unieron legisladores de la oposición, votaron un proyecto oficial para estatizar a esa empresa, Ciccone, a la que, según luego se supo, vínculos financieros y personales en el directorio unían con el vicepresidente del país y presidente del Senado. El mismo que dejaba estampada su firma en los billetes de cien pesos recién impresos; el mismo que presidió la sesión en la Cámara alta de esa expropiación única en la historia de la legislación argentina.

Amado Boudou, desde su estrado de titular del Senado, y mientras en los Tribunales Federales avanzaba la investigación en su contra por adueñarse de la ex Ciccone, sonrió cuando con votos oficialistas y de algunos opositores es t a megaimprenta pasó a revistar en el patrimonio del Estado Nacional.

Jamás existió otro caso de la estatización de una empresa privada de la magnitud e importancia de Ciccone Calcográfica donde fuera oficialmente desconocido quiénes eran sus accionistas mayoritarios, y donde estos tampoco reclamaran su derecho constitucional a cobrar el pago por la indemnización de la expropiación de sus bienes.

Vínculos

El director de la compañía, Alejandro Vandenbroele, era amigo de la juventud de José María Núñez Carmona, socio del Vicepresidente.

Núñez Carmona había acercado a Vandenbroele, un viejo conocido de ambos, a este negocio, y a otros vinculados con la función pública de Boudou.

El tiempo pasó desde ese 6 de febrero del 2012.

Boudou negó mil, dos mil, tres mil veces, conocer a Vandenbroele. “Yo no conozco a Vandenbroele”, aseguraba el primer funcionario en la sucesión presidencial.

La cantidad abrumadora de pruebas que recolectaron de modo rotundo primero Rivolo y Rafecas -que ordenó allanamientos clave- y más adelante el segundo fiscal del caso, Jorge Di Lello; y sobre todo, el juez que terminó por elevar la causa a juicio oral, Ariel Lijo, construyeron el escenario que se vivirá con los alegatos, desde este martes, en Tribunales.

El caso fue imparable. Boudou fue el primer vicepresidente en funciones en declarar en indagatoria.

Quienes fueron procesados y llegaron al juicio oral son Boudou; su socio, el millonario repentino Núñez Carmona; el ex jefe de Gabinete de Boudou, Guido Forcieri; el fundador de la magnífica imprenta de billetes Ciccone, Nicolás CicconeVandenbroele; y el único procesado que trabajaba con labores técnicas en el Estado y no en política, el asesor del titular de la AFIP, Rafael Resnick Brener.

Los alegatos

Es el comienzo del fin del caso Ciccone porque empiezan los alegatos de las querellas, la fiscalía y luego de las defensas. Con este cronograma:

– Este martes se oirá a los abogados de la Oficina Anticorrupción, liderada por Laura Alonso. El miércoles, será el turno de los letrados de la Unidad de Información Financiera, de Mariano Federici.

– El martes de la semana que viene, 5 de junio, quien debe pronunciar su alegato final es el fiscal del tribunal oral, el doctor Marcelo Colombo.

– El 19 comenzarían los alegatos de las defensas. Primero se oiría a los abogados de Boudou, que acaban de cambiar.

– El 26 de junio, a los de su socio, el exitoso millonario en la era K, Núñez Carmona.

– El 3 de julio, quien se defendería sería Vandenbroele.

– El 10 del mismo mes, Nicolás Ciccone.

– Y el 31 de julio, Forcieri; y el ex técnico de la AFIP, desplazado de su puesto tras el rol administrativo que tuvo en esta historia, Resnick Brener.

Después de todo esto, los jueces del tribunal oral Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel y María Gabriela López Iñiguez sentenciarán si Boudou es inocente. O culpable.

Comments

comments