DestacadasPolítica

González se quejó que nadie le notificó sobre ningún despliegue de las FFAA, y aseguró que los militares no están preparados para esa tarea

17,231 Visitas totales, 3 Vistas de hoy.

Oficialmente nadie nos informo sobre esto que tanto se habla mediáticamente pero sin mayores precisiones. Insisto, es ridículo oponerse a lo que uno desconoce y nadie le comunicó nada”, expusó el ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo, Jorge Abel González, pero coincidiendo con Gildo Insfran, José Mayans y Manuel Celauro, en que “los militares no están preparados para reprimir el delito. porque ven al delincuente como un enemigo y no como a un ciudadano que comete un error, por lo tantos no respetan los derechos humanos, ni las garantías del vecino que comete ilícitos“.

Salvo todo lo que se viene diciendo mediáticamente, no tenemos ninguna información de carácter oficial sobre el despliegue en Formosa de efectivos del Ejército Argentino, por lo que resulta falaz decir que nos oponemos a algo que desconocemos”, recalcó tras participar de una jornada de formación de poco más de trescientos aspirantes a agentes de la Policía en Bartolomé de las Casas.

Incluso comento que estimaba que de la reunión mantenida –luego de la audiencia concedida- con el Jefe de la Brigada de Monte 3, el coronel Enrique Pando, pudiera tener mayores precisiones, aunque no ocurrió. “Es que ni ellos tienen datos precisos sobre el operativo de lanzamiento y características del despliegue a realizarse”, expuso.

De todos modos aseguró que la posición firme del gobierno provincial, que dijo es compartida por miembros del Ejército Argentino en relación de que “no existe una preparación específica por parte de los miembros de las fuerzas armadas para desarrollar tareas en lo que hace a la seguridad porque tenemos que tener en cuenta que es muy diferente la labor de un policía a la de un soldado”.

“El efectivo del Ejercito “tiene en frente un enemigo, mientras que el policía a un ciudadano que delinque y tiene que reducir para someterlo a la justicia”

Expuso que “un efectivo policial es adiestrado profesionalmente en su etapa de instrucción, formativa, para la prevención del delito y en el caso de que el transgresión se produzca, para reducir al autor del delito y someterlo a la justicia. En contraste, un soldado se forma para defender la autoridad territorial y la soberanía nacional por lo tanto toda su vida profesional se prepara técnicamente para eliminar esa amenaza a la integridad y soberanía nacional”.

El efectivo del Ejercito “tiene en frente tiene un enemigo, mientras que el policía a un ciudadano que delinque y tiene que reducir para someterlo a la justicia. Son concepciones muy distintas por eso alertamos esta situación”.

Refirió el ministro a “tenemos referencias muy tristes de la participación de las fuerzas armadas en seguridad interna. Apelo a analizar la historia y fundamentalmente a la incompatibilidad de preparación en lo que hace a una tarea de defensa nacional, de soberanía y defensa territorial con las tareas propias de una seguridad ciudadana que deben ser siempre democrática y defensora de los derechos humanos”, afirmo.

La formación

Por otra parte califico de “muy buena” la impresión que se llevaba luego de apreciar las diferentes estaciones de todo este proceso de formación de poco más de trescientos aspirantes a agentes de la Policía de la provincia.
Sobre todo porque entendía que “los jóvenes salen con una rica experiencia en técnicas policiales y una instrucción bastante completa”, luego del curso de una semana donde son capacitados en distintas áreas propias de la función policial.

Indico que incluso en los cursos para suboficiales y oficiales toman parte personal retirado, porque trasmiten toda su vasta experiencia en diferentes aspectos, sobre todo en lo relativo a la Unidad Especial de Asuntos Rurales.

 

 

 

 

 

Comments

comments

Comenta aquí