Sin categoría

Independiente volvió a su nivel y se llevó una muy buena victoria

481 Visitas totales, 3 Vistas de hoy.

Quedó claro desde el comienzo que Independiente no estaba dispuesto a dejar pasar ni un minuto en su intento de salir de la irregularidad. Nada le importaron las lesiones, y de entrada fue a atacar con todo a Huracán: una búsqueda que enseguida daría sus frutos.

Estaban por cumplirse los dos minutos de juego cuando Gigliotti recibió en buena posición en el área y definió de primera para batir a un indefenso Marcos Díaz y poner el primer gol del partido. Avellaneda deliraba con la ventaja en un partido que en la previa lucía muy complicado.

Huracán no pudo asimilar el golpe y encima Independiente no aflojaba el ritmo. Tuvo enseguida dos llegadas clarísimas para aumentar -en la primera, Meza armó una jugada espectacular que no pudo definir- pero no pudo ponerle el moño y aumentar la diferencia.

Más allá de los intentos de la visita por cambiar la historia, el equipo de Holan parecía todo el tiempo a punto de aumentar. Pero entre la falta de puntería de los delanteros y alguna buena intervención de Marcos Díaz, las ocasiones de gol se acumulaban y la victoria de Independiente seguía siendo por la mínima diferencia.

De a poco empezó a salir Huracán de ese asedio permanente. Se ilusionó con el empate en alguna llegada esporádica -más allá de que seguía sufriendo atrás- y a los 32 tuvo la chance más clara, con un centro al área en el que Pablo Álvarez remató por arriba cuando estaba de frente al arco y con Campaña vencido.

Huracán buscó pararse en el campo rival en el segundo tiempo, mientras Independiente se refugiaba y trataba de salir con algún contraataque rápido. Claramente, un cambio de libretos con respecto a los 45 minutos iniciales. Así y todo, la más clara en ese arranque fue para el local, cuando Marcos Díaz realizó una tapada monumental a los 10 minutos ante Meza, que no pudo vencerlo cuando estaba de cara al arco en el punto del penal.

Pero cinco minutos después, el arquero no pudo repetir su gran respuesta con un tiro esquinado de Martín Benítez y así Independiente pudo finalmente festejar su demorado segundo gol.

Ganó en tranquilidad el local con el nuevo gol. Empezó a manejar la pelota como en el primer tiempo mientras Huracán sufría ante lo que parecía inexorable. Aunque a los 37 minutos un cabezazo abajo de Mendoza le dio a Huracán el descuento y la ilusión de llevarse algo de Avellaneda.

Comments

comments

Comenta aquí