Política

Fuerte apuesta del Pami para mejorar la calidad de vida de abuelos Qom que son sus afiliados

3,401 Visitas totales, 6 Vistas de hoy.

Los miembros de la comunidad Qom Potae Napocna Navagoh –exColonia La Primavera-, en su mayoría viven en construcciones precarias hechas de palma, adobe, techo de paja o chapa de cartón. Son los menos los que tienen la posibilidad del acceso al agua potable por red obligándolos a cosechar agua de lluvia en cuanto recipiente posean y poniéndolos en riesgo a la hora de contraer enfermedades por la mala conservación del vital líquido.

Esta situación comenzó a cambiar cuando, el Pami puso en marcha un relevamiento para beneficiar a sus afiliados locales con la entrega de un tanque de mil litros para que pudiesen, junto a sus familias, tener acceso al agua segura y evitar así enfermedades.

En ese marco, el pasado miércoles 20 se concretó la entrega de una primera tanda de 31 tanques para igual cantidad de beneficiarios. “La realidad que afrontan día a día estos abuelos, que son nuestros afiliados, es de muchas carencias y como entidad estamos obligados a generar proyectos que redunden en beneficios para ellos y que mejoren su calidad de vida. En ese sentido es que detectamos que en los pueblos del interior, el principal problema era el acceso al agua segura y por eso nos abocamos a encontrar y gestionar soluciones”, dijo Iván Kaluk, titular de la UGL Formosa del Pami.

Las carencias detalladas por sus protagonistas

Un poblador de la comunidad Qom Potae Napocna Navagoh, Pablo Asijak, se refirió a “las carencias de nuestra comunidad como pueblo originario”, detallando como primer punto que “duele la problemática de salud. Duele que no haya mejoras para nosotros ni respuestas para nuestros pedidos. Y que tengamos que escuchar del gobierno provincial que todo es eficaz cuando no es así”.

Además marcó la necesidad de contar con reductores de velocidad o lomos de burro sobre la ruta nacional 86 en el tramo que atraviesa la comunidad ante la gran cantidad de siniestros viales que se producen.

Volviendo a la cuestión sanitaria, Asijak se mostró compungido al referir que “los abuelos tienen problemas de salud y nos duele mucho porque dicen que nosotros mentimos cuando salimos a reclamar por nuestros derechos. El gobierno de la provincia dice que hay distribución de agua y que hay más de 1000 km de red pero es mentira”, enfatizó.

Por otra parte comentó que en la zona del Paraje Sastro “no llega el agua potable y lo digo porque vivo y convivo en esta parte”.

En otro tramo de la entrevista, el referente Qom puso énfasis en marcar que “en el Centro de Salud el jefe es pediatra y es quien atiende a todos los pacientes incluso a los abuelos pero, ante una emergencia tenemos que ir hasta Laguna Blanca y si tenés suerte conseguís como llegar hasta allá pero sino ahí terminamos. Acá todos tenemos o una bicicleta o como mucho una moto. Hay una ambulancia pero hay momentos donde no responden los choferes que están manejados por la política y si no sos ‘compañero’ no responden y no debería ser así porque es un tema de salud, humanitario y solo si tenemos suerte nos llevan bien hasta Laguna Blanca. No queremos hablar mal de nuestros compueblanos pero los que manejan son los criollos. Queremos llegar a un acuerdo pero no pasa”.

“Duele vivir y ver la situación que pasamos. El ripio que se hizo en nuestra comunidad no fue un regalo o voluntad política fue el resultado de nuestro corte de ruta y las obras en la capital, en los barrios y en los pueblos deberían hacerse por la gente sin distinciones. Acá hicieron un ripio que llega hasta la ruta 2 y sale hasta a 86 otra vez, luego hasta el empalme donde hay otro puesto que va hacia Clorinda y ahí termina. Mientras, más en el fondo, en el Barrio Palomar las calles son un desastre. Las calles ni fueron perfiladas y las malezas avanzan al costado de la ruta”, detalló Asijak.

Asimismo mencionó que fue parte de la delegación de pueblos originarios que se reuniera recientemente con el ministro González y consignó: “salimos mal de la reunión porque González no sabe la realidad que vivimos y por eso dice mentiras”. Finalmente concluyó diciendo “queremos que nos respeten como ciudadanos”.

Por su parte, Rubén Díaz, responsable de la radio comunitaria local señaló que “durante muchos años negaron nuestra existencia. Trataron de hacernos invisibles pero ahora hacemos oír nuestras voces los cuatro pueblos originarios que vivimos en Formosa: Qom, Pilagá, Wichí y Nivaclé”.

Sobre la entrega de los 31 tanques de agua que realizara el Pami consideró que “hay muchas familias que aún están esperando recibir los tanques porque se hizo un relevamiento y siguen trabajando. El tema del agua es fundamental y acá no se puede tomar porque es muy salada y lo mejor es recolectar de lluvia. Ahora, contar con estos tanques es una ayuda que mejora la calidad de vida de los ancianos y de los niños”.

Por otra parte, un flagelo que avanza y causa estragos en la célula básica de la sociedad es el consumo de alcohol en los jóvenes. Sobre esto, Díaz refirió: “tristemente acá hay muchos jóvenes perdidos por el alcohol y pedimos a las autoridades policiales que hagan recorridas para mantener el orden y controlen la situación. Yo colaboro con la aplicación del protocolo de seguridad y tratamos de hacerlo cumplir, además de buscar establecer el dialogo con las instituciones”.

Destacó asimismo que “estamos agradecidos porque el Pami haya bajado hasta nuestra comunidad no solo para entregar esto sino para hablar con la gente. Les decimos gracias por la ayuda y vamos a seguir trabajando a través del dialogo para lograr más beneficios para la comunidad. Nosotros no somos políticos y agradecemos la voluntad  que tuvieron de entregar estos beneficios para nuestros ancianos para que mejoren su calidad de vida”, concluyó.

Comments

comments

Comenta aquí