OpiniónPolítica

“El monarca Insfrán”, por Alfredo Leuco (VER VIDEO)

Gildo Dino Insfrán, acaba de decidir adelantar las elecciones de Formosa para el 16 de junio. Siempre estuvo al servicio de los Kirchner, pero no quiere que Cristina enturbie su proyecto de ir por el séptimo mandato. Insfrán es un señor feudal stalinista que gobierna la provincia hace 24 años, más 8 años que fue vicegobernador.

Es casi el dueño de Formosa. Tiene casi la suma del poder público. Somete a los medios de comunicación con pauta publicitaria y con látigo y persecución a los que se atreven a hablar.

Gana las elecciones por paliza porque la sumatoria de empleados públicos, planes sociales y paraguayos que hace cruzar al solo efecto de votar y cobrar un plan es prácticamente invencible desde el llano.

Su clientelismo feroz, casi una esclavitud, hizo que aumente un 42% los salarios de los trabajadores del estado provincial que son capaces de llenar cualquier urna.

¿Cómo logró ser gobernador durante 24 años y vice en 8? Porque reformó la Constitución para que la reelección sea indefinida. Hay ley de lemas y un clientelismo asfixiante que convierten a la provincia casi en una monarquía.

Formosa es donde más creció la droga decomisada y por lo tanto es donde más creció la presencia de la droga durante la docena de años del kirchnerismo. Le cuento un solo dato. Para muestra basta un botón. Hace un tiempo, cerca de Clorinda se dio vuelta una camioneta del gobierno. Patente oficial y vales de nafta estatales.

Manejaba Pedro Bareiro que era un funcionario de Gildo Insfran en el área de frontera. La camioneta transportaba 51 kilos de cocaína de máxima pureza. Dicen que eran 59 kilos y el resto quedaron en el camino como peaje.

Pero lo cierto es que Bareiro tenía en su poder una agenda del senador José Mayans que pertenece al Frente para la Victoria, y que era un gran aportista a la campaña electoral de Gildo.

Puso 600 mil pesos en varias elecciones y es apenas un humilde empleado público. ¿De dónde sacó tanto dinero? ¿Es la droga la que financia la política formoseña? Como si esto fuera poco hay que decir que el hijo de Bareiro también era funcionario de la Aduana de Clorinda y que el hermano era comisario de la ciudad. ¿Qué me cuenta?

En otro momento, la Gendarmería Nacional detuvo un camión con 2.543 kilos de marihuana que venían de Paraguay con rumbo a la ciudad de Mendoza. Impresionaba ver los 3.729 paquetes de droga o ladrillos, como se dice en la jerga, esparcidos por el suelo.

Estaban escondidos entre zapallitos y por eso quedaron detenidos el chofer y 6 personas más. Dos toneladas y media de marihuana es un decomiso de los más importantes. Pero lo trascendente fue que la propietaria del camión era Liliana Mabel Tijera Insfrán, sobrina del gobernador.

Esto fue grave por donde se lo mire. Porque toda la familia del jefe provincial está sospechada de enriquecimiento ilícito y de fuertes vinculaciones con el narcotráfico en la provincia más pobre de la Argentina.

De hecho, Liliana y su pareja tenían una flota de camiones y autos de alta gama que la convirtieron en millonaria, pero además, tiene un supermercado en Laguna Blanca, donde nació el rey Gildo.

Gildo Dino Insfrán, hijo de Ascensión que era conocida como doña Pochó y que falleció a los 95 años, tuvo un gran desgarro es su vida cuando su hijo de 17 años se suicidó con un tiro en la cabeza.

Políticamente se lo puede ubicar en la derecha peronista violenta de los 70 y luego fue fanáticamente menemista, duhaldista y también se verticalizó ante Néstor y Cristina. Insfrán no tuvo empacho en transar con Carlos Kunkel pese a que ocupan u ocupaban las dos puntas del espectro ideológico.

Pero eso si, ambos cantan la marchita con el mismo fervor. Gildo es una suerte de símbolo de lo peor y más retrógrado del peronismo que no se quiere renovar ni democratizar.

Maneja su provincia con mano de hierro y con terror. Varios asesinatos de integrantes de la comunidad Qom lo confirman. El cacique Félix Díaz, que quiso enfrentarlo, fue perseguido sistemáticamente y tuvo que venir a Buenos Aires para hacer oír su voz.

Jorge Lanata con su programa logró que la Fundación Conin abriera un pozo de agua en una localidad que la necesitaba para subsistir y los esbirros de Gildo fueron a tapar ese pozo por pura venganza, resentimiento y falta de solidaridad con los que más sufren.

Gildo quiere eternizarse en el poder. Ya lleva más de 32 años. Y quiere seguir como si fuera una dinastía. Cada tanto se descubre una pista clandestina donde bajan aviones con cargas ilegales. Contrabando y crimen organizado, mafias narcos y reducción a la servidumbre de los más humildes. Esa es la fórmula Gildo.

No hay que olvidar que ante un escribano público, Gildo Insfran, le ordenó a un funcionario de su gabinete que grabe un programa de radio llamado “Mano a Mano” que conducía el doctor Gabriel Hernández y su esposa en FM Fantasía.

Dos días después, casi como si todo fuera una cama preparada, una suerte de emboscada, un oyente anónimo salió al aire con un mensaje muy crítico contra el gobernador. Hasta ahí algo que ocurre todos los días en todas las radios.

El oyente no se identificó y a propósito de unas declaraciones que había hecho Nora Cortiñas, dijo que compartía lo dicho por la Madre de Plaza de Mayo línea Fundadora y que efectivamente, “Insfran era un genocida con los pueblos originarios” y que incluso había tenido que ver con la muerte de su propio hijo.

El conductor del programa pasó a otro tema y no hizo ningún comentario. Otros medios reprodujeron eso que sucedió. Y el cuasi emperador formoseño inició una querella contra todos los que habían mencionado el tema.

El intento de censura fue claro. La trampa también. Se suma a la censura y la autocensura. Pero lo más grave de todo es que una jueza llamada Giselle Verónica Drovandi, condenó en aquel momento a los periodistas a pagar una multa/ indemnización de dos millones de pesos.

Un despropósito autoritario plasmado en un fallo que fue un antecedente muy grave para las instituciones republicanas. Los argumentos de la jueza Drovandi eran descabellados, insólitos y claramente militantes de Insfran al que caracteriza como un gobernador de “una trayectoria intachable”.

No recuerdo que exista un fallo tan vergonzoso en lo político y tan frágil en lo jurídico.

El caudillo jurásico Insfrán es un delincuente que le pagó 8 millones de pesos a Alejandro Vandenbroele para que lo asesorara en la refinanciación de la deuda de la provincia con la Nación. Eso solo ya es delito porque no puede intervenir una consultora privada entre dos organismos públicos.

El ministro de Economía que debía favorecer a Insfrán con la refinanciación era Amado Boudou. ¿Lo conoce,no? Otro atorrante y malandra de estado. La factura que Vandenbroele le dió a Formosa era la número 3 y las dos anteriores habían sido anuladas. The Old Fund, en ese momento, no tenía empleados ni experiencia en el tema.

Pero mágicamente la refinanciación se hizo. Formosa pagó casi 8 millones pertenecientes a su pueblo. Alejandro, el amigo de Boudou, fue al banco cobró el cheque, lo transformó a dólares y se los llevó en una valija. Y de inmediato devolvió como parte del retorno de la coima, dos millones de pesos a Martín Cortés quien en ese momento era presidente del Banco Provincial.

Insfrán es el Patrón del mal de Formosa. La democracia amañada no pudo parir todavía la república.

El fiscal federal Carlos Rívolo pidió indagar tanto a Insfrán como a Boudou por ese asalto a mano armada y a cara descubierta. Todos queremos verlos presos. O por lo menos que la patria se lo demanden.

EDITORIAL: Alfredo Leuco | Le doy mi palabra

Comments

comments

Comenta aquí