Opinión

UNAF: DEL CABARET A LA UNIDAD BASICA.

Si algo no ha quedado en dudas, en estos últimos años, que los responsables de la destrucción y el desprestigio de la Universidad Nacional de Formosa ha sido el peronismo de nuestra provincia quien ha desvirtuado el noble objetivo que persigue toda institución educativa para convertirlo en un aguantadero de punteros políticos que desconocen en lo más mínimo lo que es una Universidad.

Lo que fue el producto de la lucha y el esfuerzo de muchos formoseños por tener una Universidad que permita ofrecerle a nuestra juventud una posibilidad de estudiar y capacitarse aquí mismo se ha pisoteado constantemente con acciones que nada tienen que ver con la noble finalidad de trasmitir conocimientos y profundizar la investigación en estos. Desde la las fiestas eróticas en las aulas hasta los títulos truchos, pasando por el apriete a los docentes y alumnos, hasta este lamentable atentado a la autonomía muestran  la carencia de un perfil de Universidad que guarde relación con la demanda socioeconómica de la Provincia.

El Peronismo nunca ha sido defensor de los principios reformista de autonómia, cogobierno y libertad de la enseñanza que rigen en la mayoría de la Universidades de nuestro país, quizás su propio ambivalencia ideología o la necesidad de contar con un pueblo adoctrinado y no instruido le ha hecho acuñar esta deformación berreta de casa de altos estudios que está más de acorde al “modelo” de provincia que tanto pregonan y defienden.

Y si de “modelo” tenemos que hablar sería bueno recordar que quienes hoy están condenados por estafar y traficar “títulos truchos” son compañeros militantes del modelo provincial, que quienes “vaciaron” la arcas de la universidad dejando una enorme deuda al fisco también son parte de ese pensamiento colectivo que hoy encabeza este rector, quien expresa sentirse abrumado por  una realidad que observa de manera parcializada y antojadiza.

José Luis Céspedes

Comments

comments

Comenta aquí