Deportes

La confusión de Benedetto

De aquel surfista del fútbol que supo estar en la cresta de la ola, a este delantero perseguido por los goles que no hizo y atrapado por errores de conducta que se proyectaron por afuera de la dinámica del juego.

¿Qué quedó de aquel goleador que parecía ser implacable y que el microclima del fútbol argentino clamaba para que formara parte de la Selección nacional como si encarnara la versión actualizada y rotunda de Gabriel Batistuta? ¿Qué quedó de aquel Darío Benedetto que metió a Boca con sus goles decisivos en la final de la Copa Libertadores del año pasado que ganó River en el recordadísimo 3-1 en Madrid?

Las distintas circunstancias y episodios del pasado y del presente que fueron acompañando a Benedetto durante su tránsito por Boca pusieron en foco el criterio extremista que naturaliza el ambiente, fluctuando entre la apología del fenómeno y el contraste del desastre. Y no es ni una cosa ni la otra.

Benedetto no era un animal del área inextinguible como lo fue Batistuta. Sus antecedentes no registran ese perfil de goleador irresistible que logra mantenerse en el tiempo con una perseverancia y eficacia notable. No lo era y no lo es. Y seguramente no lo será.

Es cierto, estuvo iluminado Benedetto antes y después de las graves lesiones que padeció actuando para Boca. Pero en su desesperación inocultable por conservar el protagonismo fue adquiriendo posturas, actitudes y conductas con los rivales, con la prensa y con los hinchas anónimos que lo terminaron mostrando casi como un pendenciero profesional caminando por la cornisa.

Esa búsqueda infructuosa del exhibicionismo vacío no resultó casual. Expresó la confusión que fue envolviendo a Benedetto en su fase más mediática y más vulgar. ¿Esto significa que su nivel decayó y despilfarró innumerables situaciones de gol por convertirse en un rehén de las provocaciones estúpidas e inútiles que manifestó? No necesariamente, pero nadie podría no contemplarlas como un síntoma evidente de su insatisfacción y desconcierto.

Comments

comments

Comenta aquí