DestacadasPolítica

Rincón Bomba: Martín Hernández dijo que la sentencia es “histórica”

“EL ESTADO BORRÓ DE LA HISTORIA LA MATANZA DE RINCÓN BOMBA”

“La sentencia del Juez Federal Fernando Carbajal que condena al Estado Nacional a indemnizar a los pilagás por la matanza de Rincón Bomba es histórica, porque desde 1947 se ocultó lo sucedido; se cometió un crimen de Lesa Humanidad, pero las víctimas fueron olvidadas y los asesinatos quedaron impunes”, dijo el diputado nacional Martín Hernández.

En ese sentido, el legislador afirma que “el Estado nacional, y después el provincial, borraron de la historia” aquella masacre, en la que fueron ametrallados cientos de hombres, mujeres, niños y ancianos, por el solo hecho de pertenecer a la etnia Pilagás. “Voy a solicitar al gobierno de la Provincia que se incluya esta sentencia del Juzgado Federal en los planes de estudio de los alumnos formoseños, porque demasiado tiempo se ocultó lo sucedido el 10 de octubre de 1947 y los días siguientes, cuando centenares de ciudadanos argentinos fueron fusilados por ser aborígenes”.

“Todos los formoseños –dice Hernández- deberíamos leer el relato de aquellos hechos, los testimonios de las víctimas y las demás pruebas que acreditan lo sucedido en Rincón Bomba, muy cerca de Las Lomitas, que son los fundamentos de la sentencia del juez Carbajal. El uso de ametralladoras y fusiles por cientos de efectivos de Gendarmería, que hicieron fuego sobre una multitud de civiles desarmados; la salvaje persecución posterior y los asesinatos masivos, utilizando incluso un avión artillado con una ametralladora de grueso calibre”.

“Resulta evidente que hubo un ocultamiento sistemático, porque fue un hecho terrible, que afectó a miles de personas, pero en los libros de historia oficiales no se lo menciona. A los alumnos formoseños se les enseña lo que ocurrió en Fortín Yunká, pero en las escuelas no se menciona la masacre de Rincón Bomba de 1947. A las víctimas de la etnia pilagá se les quitó la vida, y también se las hizo desaparecer de la historia”.

La sentencia dictada por el Juez federal subrogante Fernando Carbajal condena al Estado Nacional a indemnizar a los Pilagás, por considerar que está probado que el 10 de octubre de 1947 efectivos de Gendarmería nacional cometieron un delito de lesa humanidad. Carbajal ordenó diversas medidas de reparación: el gobierno deberá invertir en obras que determine el pueblo originario, otorgar becas estudiantiles por diez años, fijar la fecha de la masacre en el calendario escolar y construir un monumento recordatorio, entre otras acciones.

En la sentencia, el juez Carbajal subraya una particularidad del caso “Rincón Bomba”, que lo diferencia de otras demandas civiles por delitos de lesa humanidad. Dice Carbajal: “La presente causa es una acción individual pero que corresponde a un sujeto de carácter colectivo: la etnia Pilagá, en tanto pueblo indígena con identidad étnica y cultural preexistente a la Nación Argentina, que reclamó los daños sufridos por el pueblo y causados por el Estado Nacional”.

Y explicó el juez: “se requirió el paso de las décadas, la evolución del sistema democrático y la cultura social y la transformación del derecho en su conjunto, para que recién allí el pueblo Pilagá fuera reconocido como tal, como un sujeto de derechos con capacidad de ser víctima en tal carácter y accionar en consecuencia”, agregando que se requirió el paso del tiempo y la evolución de las instituciones para que la comunidad Pilagá llegase a tener siquiera la posibilidad de reclamar la reparación del daño.

Para el diputado Hernández, “estas palabras del juez Carbajal evidencian que a pesar de los discursos oficiales, durante muchos años de democracia no se reconocieron ni se tuvieron en cuenta los derechos del pueblo Pilagá; recién con este fallo de la Justicia Federal llegó el primer reconocimiento, pero falta mucho para que el dolor de aquellas víctimas, de sus familiares y descendientes encuentren respuesta y consideración en nuestra sociedad, y no solamente en la justicia, sino en la conciencia del conjunto de la población formoseña”.

“Por eso, necesitamos tomar conciencia y rescatar del olvido los hechos de Rincón Bomba; explicar lo que sucedió en las escuelas, en los colegios secundarios y en la universidad; difundir la sentencia de Carbajal y lograr que se declare al 10 de octubre como una fecha de reflexión y memoria provincial. Se lo debemos a las víctimas y a nuestros hijos”, finalizó diciendo el diputado Martín Hernández.

Comments

comments

Comenta aquí