Política

Opinión Evelio Rios: se gobierna por y para el pueblo

El anuncio de un significativo aumento en las asignaciones familiares (50 %) para la totalidad de los agentes de la administración pública provincial, que anunció el Gobernador Gildo Insfran en el operativo Solidario “Por Nuestra Gente, Todo” y, horas más tarde, el intendente de la ciudad de Formosa, Ing. Jorge Jofre, son claramente acciones políticas que se pueden llevar adelante gracias a una proficua administración del gobierno de la Provincia y del municipio capitalino.

Esto representa un criterio de razonabilidad y sensibilidad social, como también una justa mejoría en las remuneraciones de las familias de los trabajadores estatales en estos momentos de angustia y hambre que viven los sectores más débiles de la Argentina.

Sin dudas, estas acciones son una confirmación de la política de equidad social con desarrollo económico que viene protagonizando Formosa, como parte de una visión transformadora constante desarrollada desde un nuevo modelo de provincia, cimentada a partir de una tarea conjunta entre el Gobierno Provincial y la comuna capitalina.

La concreción de estas políticas públicas, coherentes entre anuncios y realizaciones, con un desempeño responsable y prolijo de la función pública y, sobre todo, mostrando preferente atención a las decisiones dirigidas a mejorar, día a día, el bienestar del pueblo, a fin de que todos tengamos una mejor calidad de vida y un presente más seguro que contemple a todos los formoseños, sin excepción alguna, construyendo un futuro más cierto y promisorio para nuestros hijos y las generaciones que nos sucedan.

Demás está decir que en esto radica, precisamente, el éxito o el fracaso de un gobierno y el respaldo o rechazo a su gestión, que en democracia emana de la voz ciudadana que tiene como constante la palabra en los pronunciamientos electorales. Seguramente no faltarán algunos que intentarán menospreciar la decisión del Gobernador Gildo Insfrán y del intendente Jorge Jofre de disponer la suba de un 50% en asignaciones familiares que va en concordancia con el aumento salarial del 42% anunciado en los primeros meses del corriente año para todos los trabajadores estatales de la provincia, siendo el más alto del país.

En ese sentido, el pueblo formoseño cuenta con un mandatario que con hechos concretos se ganó el lugar de ser reconocido por propios y extraños como el mejor Gobernador de la Argentina, porque frente a estos tiempos en que el 40% de los argentinos vive en la pobreza y la inequidad, Insfrán no detuvo la obra pública y garantizó los sueldos, la soberanía alimentaria y la salud. También llamó a no perder la fe y la esperanza, porque con la adversidad no se pacta, se la vence o nos vence, como enfatizó en todos los sitios donde le tocó hablar en estos cuatros años de Gobierno Neoliberal Macrista.

De esa forma se resistió siempre a aceptar en silencio el naufragio, incentivando la fortaleza que da la lucha y el optimismo que de la mano de un Gobierno Nacional y Popular (Peronista) vendrán tiempos mejores para todos, para lo cual sólo pidió y pide comprensión y paciencia en estas horas difíciles. Ambos pedidos tuvieron como respuesta de los formoseños la preservación de la paz social, cuando otras regiones del país se hallan al borde de la anarquía social.

El tiempo transcurrido le dio la razón a Insfrán, y la ciudadanía sabe y valora que en los momentos actuales se viene cumpliendo con la palabra empeñada. Insfrán y Jofre, en efecto, durante sus gestiones han evidenciado particular cuidado en no defraudar las promesas asumidas, en no incurrir en actitudes facilistas o demagógicas que terminan traicionando las expectativas de la gente y, en política, bueno es recordar que la mentira, el engaño y el cinismo tienen un costo muy alto, casi siempre imposible de revertir porque se pierde la credibilidad ciudadana.

En ese análisis, el incremento salarial otorgado a los estatales del 42% y que se fije un incremento de un 50% en los haberes de las asignaciones familiares, más un aumento del 40% en los comedores escolares, el Plan Nutrir y la continuidad del calendario de vacunas, como la plena asistencia de prótesis y remedios para nuestros abuelos muestra un Gobierno Provincial presente ante el abandono del Gobierno Nacional con la obra social PAMI.

Estas acciones políticas tiene un profundo contenido humano, al garantizar la salud, la alimentación y los sueldos de todos los formoseños y deben aceptarse como la resultante de una política económica que logró superar la dura crisis impuesta por el Macrismo.

El contundente apoyo popular hacia el Gobernador Gildo Insfrán, para que continúe guiando los destinos de la provincia, y al intendente Jofre, para seguir administrando el Municipio, demuestra que somos un Pueblo esclarecido y que sabe elegir su destino. En ese contexto, la ciudadanía comprende que la ex-presidenta Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández son de fuerte vocación federalista y en poco tiempo sabrán reparar, en el menor tiempo posible, el daño irreparable que generaron el Macrismo y la UCR a los argentinos y, por ende, a los formoseños.

«La Voz del Pueblo es la voz de Dios», dice la sabiduría popular, y por esto se hace necesaria la transformación integral que bien se merece y esperó en estos cuatro años nuestra provincia, como por ejemplo la concreción de la obra del siglo: «El Acueducto», que va a llevar desarrollo y transformación a todo el campo formoseño.

Seguramente obras como estas serán realizadas cuando el Pueblo Argentino elija sabiamente a un Presidente que gobierne para todas las Provincias Argentinas. En tal contexto, lo anunciado por Gildo Insfrán y el intendente Jofre es un claro ejemplo de que los formoseños tenemos Gobernantes que siempre hacen lo que el Pueblo quiere y defienden un solo interés: El del Pueblo.

Comments

comments

Comenta aquí