Política

Malgarini consideró ridículo que los reyes del populismo y la utilización del Estado en beneficio propio denuncien al Presidente y a Buryaile

El diputado provincial de Juntos por el Cambio Adrián Malgarini, consideró ridículo y disparatado que justamente los maestros del populismo; los malabaristas del sometimiento y del clientelismo, los mismos que abusan de la función pública, los que eternamente confunden partido con Estado, y los recursos de la gente con su patrimonio personal, los mismos que inescrupulosa y descaradamente realizan un acto electoral partidario en los operativos políticos “Por Nuestra Gente Todo”,  son los que hoy condenen la aparición del Candidato Ricardo Buryaile y pidan una “veda” para los operativos conjuntos de los organismos del Gobierno nacional.

Visiblemente indignado por la retorcida denuncia del abogado Gildista William Caraballo, el diputado Malgarini arremetió contra los “Operativo por nuestra gente todo” como la palmaria demostración de la impúdica utilización del Estado y de los recursos de los vecinos para hacer campaña electoral en beneficio propio, atacar groseramente al presidente de la Nación, dar tribuna a los candidatos oficialistas y convocar desvergonzadamente a votar boletas Azules desde actos seudos institucionales.

El ladrón Juzga por su condición

Malgarini lamentó que justo ellos, que toda la vida confundieron estado con partido vengan a denunciar lo que ellos si hacen abiertamente, y denuncian alegremente porque “el ladrón Juzga por su condición”, pero para ellos es normal hacer actos partidarios en escuelas públicas, convertir los actos institucionales en tribunas políticas, meter miedo a los empleados públicos o presionar y extorsionar con punteros para la distribución de beneficios sociales.

Ellos naturalizan fácilmente la utilización militante de la policía provincial para perseguir y espiar opositores, la partidización de la salud pública, el adoctrinamiento en educación, el sometimiento partidario con la distribución de los beneficios del estado, la utilización de los medios de comunicación pública como herramienta de desinformación; de propaganda eterna del régimen y látigo para censurar y acallar a la oposición, pero que aparezca Buryaile en operativos u actos de Nación es delito capital y pecado mortal, ironizó Malgarini.

Comments

comments

Comenta aquí