Política

«Porque no podemos rozar mi pito contra tu cuerpo» escribió en una carta a su hija de 9 años el marido de Victoria Donda

En medio de las olas de denuncias contra el abuso infantil, las violaciones, el femicidio y la pedofilia, contra las que suele despotricar mediaticamente y hacer bandera feminista la diputada nacional Kirchnerista Victoria Donda, el nombre de su marido Pablo Marchetti, se transformó en uno de los temas más comentados en Twitter por haberse difundido uno de sus textos que haría referencia a un supuesto incesto y abuso infantil contra su propia hija.

El escrito, titulado «Incesto sentido», figura en su página web oficial y gira en torno a su hija, de entonces 9 años.

«Noche de verano, hace calor, mucho calor. Lina duerme tirada boca abajo en su cama. Tiene puesto un shorcito del pijama, rosa y con agujeritos, y una musculosa blanca con un estampado de flores. Su cuerpecito, tan frágil como fibroso, se retuerce con una sensualidad y una inocencia tan delicadamente brutales que me dan ganas de acariciarla y besarla por todos lados: los brazos, las piernas, la espalda, la cara», se lee en el primer párrafo. Este texto forma parte de su libro «Pensamientos Incómodos».

Porque no podemos exponernos al roce entre mi pito y tu cuerpo?

Pablo Marchetti, periodista y ex director de la Revista Barcelona, escrachado en redes(Foto: Twitter)

Y agrega: «Decía que acaricio y beso a Lina todo lo que puedo. En realidad, acaricio y beso (y abrazo, y me excito, y muero de amor) todo lo que ella me deja».

Juro que si tuviera la certeza de que a Lina no le va a causar ningún trauma, iría más allá

Otro de los pasajes que generaron polémica está dividido bajo el subtítulo «Limpieza ética» y habla sobre el día en que Marchetti dejó de bañarse con su hija, cuando ella tenía 5 años: «Recuerdo que se lo comenté a un par de amigas y me dijeron que era una bestia, que no podía seguir metiéndome en la bañera con mi hija, los dos en bolas, cuerpos desnudos y mojados rozándose, que era una barbaridad. Lo peor de todo fue la opinión de Lina, que se opuso a mi propuesta. “¿Por qué?”, me preguntó con una carita que me hizo morir de amor, y no supe que decirle. ¿Qué le iba a decir? ¿”Porque ya estás grande para que nos metamos los dos en la bañera, en pelotas”? ¿”Porque no podemos exponernos al roce entre mi pito y tu cuerpo”?».

«Juro que si tuviera la certeza de que a Lina no le va a causar ningún trauma, iría más allá. Que me seguiría bañando con ella. Que la besaría más, que nos tocaríamos», reza otro sector del mismo texto.

Llegando al final, Marchetti asegura que «Lina no va a leer esto, al menos no por ahora», sólo cuando comprenda «esta explosión hormonal que siento por ella cada vez que rozo su piel»Podés leer el texto completo acá.

Comments

comments

Comenta aquí