Política

Nosiglia y Cornejo disputan la conducción de Naidenoff y quieren a Lousteau como jefe del bloque radical en el Senado

Enrique «Coti» Nosiglia y Alfredo Cornejo comenzaron a hacerse sentir en la interna de la UCR que se viene desde el 10 diciembre: sus senadores afines irrumpieron en una reunión de bloque para poner en duda la reelección de Luis Naidenoff como jefe.

El pampeano Juan Carlos Marino, histórico baluarte de Coti en el Senado; y Pamela Verasay, la mendocina que reporta al gobernador, pidieron no hablar de autoridades hasta que no aparezcan los nuevos electos. Se trata de Martín Lousteau, el chaqueño Víctor Zimmermann, la entrerriana Stella Maris Olalla de Moreira y el fueguino Pablo Blanco. Completarían 15 senadores y junto a 8 macristas completarían el interbloque Juntos por el Cambio.

Lousteau es cercano a Nosiglia y lo promueven como jefe del bloque, para que en tal caso Naidenoff continúe en el interbloque, un cargo que otorga visibilidad porque tiene el cierre de las sesiones, pero no accede al reparto de los jugosos contratos.

En los últimos años el dueño de ese poder fue el chaqueño Ángel Rozas, quien se retira el 10 de diciembre. El formoseño quiere garantizarse la jefatura con el esquema de Dipuados, donde líder de los radicales, Mario Negri, presidía el interbloque.

Coti y Cornejo promueven a Lousteau en el bloque y en el interbloque a Naidenoff, quien quiere los dos cargos.

Naidenoff es cercano a Gerardo Morales, gobernador de Jujuy y con intenciones de pelearle el Comité de la UCR a Cornejo, en carrera para quitarle a Negri la presidencia del bloque de Diputados. Por ahora no tiene los votos, pero está dispuesto a dar la pelea hasta el final.

Un dato que sobrevuela ambas cámaras es que el interbloque, además de no tener dividendos, será una mochila pesada porque obligará a quien lo ostente a defender la gestión de Macri. Un PRO estaría más cómodo.

La otra disputa es el Consejo de la Magistratura y por un descuido: la riojana Olga Brizuela y Doria tiene que renunciar por haber sido electa intendenta de la capital y su suplente es la macista Laura Rodríguez Machado, quien debería asumir el 10 de diciembre. Los radicales intentan convencerla de renunciar y dejarle su lugar a la jujeña Siliva Giacoppo, cercana a Morales.

Otro botín es la Auditoría General de la Nación (AGN), presidida por el líder de la fuerza opositora de mayor presencia parlamentaria. En Diputados sería el PRO y en el Senado la UCR. Necesitan ponerse de acuerdo quien gana y a quien propone.

Comments

comments

Comenta aquí