InternacionalesPolítica

El gobierno interino abrió una mesa de diálogo con un sector del partido de Evo Morales para “pacificar” Bolivia

Dos anuncios contrapuestos sorprendieron esta tarde en la caótica situación política de Bolivia . Al tiempo que los parlamentarios del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales lograron finalmente instalarse en el Palacio Legislativo, denunciaron un «golpe de Estado» e iniciaron una huelga de hambre, el gobierno de la presidenta Jeanine Áñez anunció que se había formado una «mesa de diálogo» con el MAS.

«Estamos en una mesa de diálogo, creemos que es posible pacificar el país», indicó el flamante ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano. Según el funcionario, en el diálogo participan delegados del gobierno y congresistas del partido de Evo.

El anuncio entra en contradicción con las declaraciones previas del diputado Sergio Choque (MAS), que durante la madrugada logró ingresar al edificio del Palacio Legislativo, algo que ayer les fue impedido por la policía.

Jeanine Áñez sucedió en la presidencia a Evo Morales
Jeanine Áñez sucedió en la presidencia a Evo Morales Fuente: Reuters

Choque se instaló junto a 74 diputados del MAS (en una Cámara baja de 130 bancas) y en sus primeras declaraciones como presidente de la Cámara denunció que «se están vulnerando los derechos fundamentales, el derecho a la libre expresión, a la vida y educación, derechos que han sido vulnerados por este golpe en complicidad con la Policía y las Fuerzas Armadas».

Asimismo, adelantó que introducirá en la Cámara un proyecto de ley para replegar al Ejército a sus cuarteles.

Por su parte, vía Twitter, Evo volvió a pedir por un diálogo. «Reitero mi pedido un diálogo con acompañamiento nacional e internacional para pacificar nuestra querida Bolivia. La paz social, la inclusión y la democracia son los valores esenciales de convivencia de nuestro pueblo«, escribió el expresidente.

En tanto, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ordenó hoy la partida a Bolivia de su enviado personal, Jean Arnault, un profundo conocedor de la situación latinoamericana.

Según el porvero de Guterres, Stephan Dujarric, «el secretario general le pidió a Arnault que establezca contactos con todos los actores bolivianos, ofreciendo apoyo de la ONU a los esfuerzos por encontrar una solución pacífica a la crisis». Esto debe incluir, agregó, «la realización de elecciones transparentes, inclusivas y creíbles».

Comments

comments

Comenta aquí