InternacionalesPolítica

Narcojet: despegó de Salta el avión con 1000 kilos de cocaína secuestrado en México

Se confirmó la «pata» argentina del vuelo del narcojet secuestrado ayer en México con una tonelada de cocaína: despegó de Salta. Ahora, la Justicia federal de esa provincia investigará si la droga fue cargada en nuestro país antes de iniciar el viaje que tenía como destino la paradisíaca isla de Cozumel, en el Caribe, o si el cargamento ilegal fue subido en una escala. La incautación se produjo dos días después de que otra aeronave cargada con 600 kilos de esa misma droga, procedente de América del sur, fuera retenida por el Ejército mexicano al noroeste de Chetumal, también en el estado de Quintana Roo, al cabo de un enfrentamiento con tres narcos que le costó la vida a un uniformado.

Informaron a LA NACION fuentes judiciales: «No se descarta ninguna hipótesis acerca de dónde se cargó la cocaína, pero existe la sospecha de que el avión habría hecho una escala en Bolivia o en el sur de Perú antes de continuar hacia el estado mexicano de Quintana Roo, y que ese momento habría sido aprovechado para cargar el estupefaciente».

El área de Delitos Complejos de la Unidad Fiscal Salta abrió una investigación para intentar determinar los movimientos del avión y de los pilotos durante el tiempo en que estuvieron en territorio salteño. El caso quedó a cargo del fiscal federal Ricardo Toranzos, que cuenta con la colaboración de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar).

El precio de la cocaína transportada se estima en más de 11 millones de dólares

En el avión solo viajaban los dos pilotos, ambos de nacionalidad boliviana. El plan de vuelo, según fuentes judiciales, era Salta-Cozumel. Sin embargo, la aeronave aterrizó en el aeropuerto regional de Mahahual, en el sur del estado de Quintana Roo, a unos 300 kilómetros de Playa del Carmen, desde donde parten los ferrys que cruzan hasta la isla caribeña.

Se sabe que la aeronave, registrada en los Estados Unidos con matrícula N18ZL GLF3, despegó en Salta a las 5.46 de ayer y tiene una autonomía de vuelo de ocho horas. Había aterrizado en territorio salteño siete horas antes.

«La droga estaba en el avión sin ningún método de ocultamiento. Está claro que en el lugar donde la cocaína fue subida a bordo no hubo ningún tipo de control. En Salta se hizo una revisión con perros antidrogas, personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y de la Aduana durante dos horas y no se detectó ninguna irregularidad», dijeron fuentes judiciales.

El avión donde fue trasladada la droga
El avión donde fue trasladada la droga Crédito: SEDENA

Un detective que participa de la investigación sostuvo que el fiscal Toranzos solicitó las filmaciones de las cámaras de seguridad del aeropuerto y que según las imágenes revisadas no surgiría nada de interés para la causa.

«De las grabaciones, en principio, no surge nada importante para la investigación. Pero se siguen revisando», agregaron las fuentes consultadas.

Según el diario mexicano El Universal, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) confirmó que la aeronave fue detectada por el Sistema Integral de Vigilancia Aérea en aguas nacionales. Tras ello, oficiales desplegaron un operativo de la Fuerza Aérea para seguir de cerca los movimientos del vuelo. Una vez aterrizado en el aeródromo de Mahahual, quienes viajaban fueron detenidos por los agentes.

El vuelo era tripulado por dos personas de nacionalidad boliviana, quienes junto con la droga y el avión fueron puestos a disposición de las autoridades. El precio de la cocaína transportada se estima en más de 11 millones de dólares.

Según fuentes judiciales, uno de los pilotos apresados en México fue protagonista de un accidente aéreo en febrero del año pasado. El siniestro ocurrió en Bolivia -en la región de Beni, al norte de Santa Cruz de la Sierra- y la aeronave, que tenía matrícula argentina, se precipitó en un campo de soja.

Según lo publicado oportunamente por la prensa boliviana, cerca del lugar del accidente había una pista clandestina desde donde habría levantado vuelo la aeronave, que no contaba con un plan de vuelo aprobado, como es norma. Los dos tripulantes sufrieron distintos tipos de quemaduras.

El caso recuerda otro vuelo privado que transportó una cantidad similar de cocaína. El 2 de enero de 2011 fue descubierto en Barcelona un contrabando de 996 kilos de cocaína, ocultos en un jet Bombardier Challenger 604 que había aterrizado en esa ciudad española luego de despegar del aeropuerto de Ezeiza, con escala en las islas de Cabo Verde. Para la Justicia, esa droga fue cargada en el aeródromo de Morón, donde la aeronave había pasado 40 días en un hangar, supuestamente en un período de refacciones. Por ese caso fueron condenados a 13 años de prisión en España los hermanos Eduardo y Gustavo Juliá, hijos del fallecido exjefe de la Fuerza Aérea del menemismo José Antonio Juliá.

Comments

comments

Comenta aquí