DestacadasOpiniónPolítica

La Interna Radical entra en tiempo de definiciones cruciales para la vida institucional del principal partido de oposición

 10,195 total views,  12 views today

Azorados e impotentes frente a la libre e impune consolidación del modelo hegemónico, populista y clientelar del gobierno provincial, y aturdidos por el espeluznante silencio “institucional” de las autoridades de una Unión Cívica Radical que desde hace tiempo aparece petrificada; totalmente desentendida de la actualidad política provincial y de las actividades de sus legisladores, los radicales se encuentran hoy en las antesalas de una nueva oportunidad histórica que le brinda la tradición democrática centenaria de la UCR, que les permite con la participación libre y soberana de sus afiliados definir el futuro de su partido y del Frente que integra.

Aprovecharán esta oportunidad para definir con la participación de todos/as/es los liderazgos de la oposición y dirimir el perfil de la conducción partidaria?, ó insistirán con más de lo mismo y con los acuerdos de cúpulas que posibilitaron que desde hace más de 15 años venga conduciendo ininterrumpidamente el mismo sector político, con el consecuente atrofiamiento partidario?, Esa sigue siendo la cuestión ser o no ser.

La democracia representativa no puede existir sin partidos políticos fuertes que pendulen en un juego institucional de pesos y contrapesos indispensables: el que gana gobierna y el que pierde controla, cuestiona, impone límites, exige transparencia, rendición de cuentas y apego a la legalidad para mantener el equilibrio institucional y la convivencia en el disenso que permitan avanzar hacia el mayor bienestar de la población, ese debería ser el fin último.

Para Segundo V. Linares Quintana, “Tan importante como la acción del partido en el poder, es la crítica constructiva del partido opositor”.

Mientras que el populismo necesita relato único y enemigos, la democracia requiere pluralismo, oposición y partidos políticos fuertes. Por ello una oposición muda, anquilosada o ausente deja el camino libre al autoritarismo; a la eternización en los cargos y a la suma del poder público en una sola mano, propicia que las decisiones respondan únicamente a los intereses mezquinos del grupo político dominante, y lo peor: otorga el salvoconducto para que los libres pensadores en busca de obtener beneficios personales o sectoriales del poder, olviden su tarea de control y antepongan sus intereses a los de la ciudadanía. (cualquier coincidencia con la actualidad es pura casualidad).

El partido que nació hace 129 años para enfrentar al “régimen descreído y falaz”, afronta hoy en nuestra provincia su mayor deterioro y desarticulación orgánica como estructura partidaria

En ese marco, nadie puede dejar de reconocer que el partido que nació hace 129 años para enfrentar al “régimen descreído y falaz”, afronta hoy en nuestra provincia su mayor deterioro y desarticulación orgánica como estructura partidaria, parece haberse anticipado a la pandemia del Coronavirus, y hace mucho tiempo entró en una rigurosa cuarentena aislado; incomunicado, inmóvil, silencioso.

Aunque duela reconocerlo, el partido no se expresa ni se pronuncia para nada, ante nada, salvo las meritorias y aisladas intervenciones de “algunos” de sus legisladores, los otros nunca dicen nada y hasta inexplicablemente se ausentan a la hora votar en sesiones trascendentes (transferencia de Súper poderes legislativos) donde estuvieron presentes, igual .-como ya sucedió- son luego alegremente reelectos/as por imposición dedocrática del líder personalista de turno,

Por ejemplo el Puerto de Formosa se derrumbó tres veces; la UCR no dijo nada, Insfrán pagó el aumento salarial más miserable de la historia; la UCR no dijo nada, Naidenoff propuso congelar la dietas de los legisladores y funcionarios por 6 meses, nadie en Formosa le dio bola, ni siquiera los legisladores de su riñón (El Mono Montoya Presidente del Bloque de Concejales de la capital, ni Noelia Luna entonces vicepresidenta de la Cámara de diputados de la provincia) y la UCR –que él y Martín Hernández, conducen- tampoco no dijo nada, El gobernador Insfran trató en cadena provincial en dos actos institucionales seguidos de “Indignos, rastreros, irresponsables y desestabilzadores” a los Radicales, la UCR no dijo nada y van…, se podría escribir un libro pero para muestra basta un botón.

Ver También:

Blas Hoyos fue el único político opositor local que valorizó la propuesta de “congelamiento del gasto político” propuesto por Naidenoff

Podemos abundar para repartir responsabilidades que la UCR viene acumulando 37 años de derrotas ininterrumpidas, y que desde hace dos décadas se vienen repitiendo los mismos dirigentes en la conducción partidaria y en las principales candidaturas electivas y aunque la gran mayoría han mejorado considerablemente su bienestar personal y aceitado sus aparatos internos, parece -sin temor a equivocación- que muchos no han acuñado que “la política es disputa por el poder y no por los cargos ni la cantidad de sublemas a repartirse, para lograr más banca y CAJA para su sector”.

El personalismo exacerbado y sectario impidió una renovación generacional que opere como oxigenación del partido y recambio en la oferta electoral

Es harto evidente no han podido o no han sabido fortalecer ni agrandar al partido en términos de organización política ni formar nuevos cuadros para mejorar la performance electoral del frente opositor que integra, les falto mentalidad ganadora, vocación de gobierno y voluntad opositora, y como si fuera poco una política comunicacional para conectarse con la sociedad y recuperar credibilidad.

En contrapartida se produjo un achicamiento sistemático del partido perdiendo afiliados capacidad territorial y de representación. El personalismo exacerbado y sectario impidió una renovación generacional que opere como oxigenación del partido y recambio en la oferta electoral de candidatos, de propuestas y de métodos.

El 30% de la sociedad formoseña definitivamente no comulga con los métodos feudales ni con la eternidad del manejo hegemónico y antirrepublicano del gobernador Gildo Insfran, no por ello significa que sean de cualquier cosa, o de tal o cual de la oposición y lo volvió a demostrar con el 10% de los votos que sin nada y contra todos juntos sacó el contador Bigatti en las últimas elecciones PASO.

Es necesario poner en marcha los mecanismo internos para devolverle el radicalismo a sus legítimos dueños: los afiliados y militantes

Un cambio de signo político en la provincia no será fácil, exigirá para empezar un cambio de mentalidad, objetivos, comportamientos y metodologías y demandará la construcción colectiva de una alternativa superadora. Hay que convencer de que pueden gobernar mejor y más eficientemente.

Para ello el radicalismo deberá elevar la vara de sus aspiraciones, atemperar los personalismos, poner en marcha sus mecanismos internos para definir liderazgos, fortalecer y poner en funcionamiento su estructura partidaria, para así devolver el radicalismo a sus legítimos dueños: los afiliados y militantes, para desde allí convertirlo una herramienta política para ganar elecciones y desde ahí desplegar una propuesta de gobierno y una visión de sociedad.

Los Radicales pueden tener la oportunidad histórica y generacional para repensar el radicalismo que viene

De no hacerlo, nombrando un Ceo para que administre la repartija de sublemas, es cambiar algo para que nada cambie, y habrá triunfado el culto a la personalidad y la defensa de los intereses sectoriales y de la familia, por sobre los colectivos.

Los partidos políticos se hacen con ideas, con organización. utilizar y adaptándose a las nuevas tecnologías para ampliar la capacidad democrática de participación, comunicación y de decisión de los ciudadanos y de los afiliados.

En definitiva, en este recambio de autoridades que se viene, los radicales podrían –si no priman los intereses personales de algunos- tener una oportunidad histórica y generacional para repensar el radicalismo que viene. El objetivo, debería para la mayoría, estar claro, es ganar para poder gobernar y darle a Formosa el cambio que hace más de 37 años pide y necesita. Los mismos de siempre con sus métodos no pudieron hacerlo. Esta semana se definirá el devenir de la UCR, no queda más tiempo, La cuestión sigue siendo: SER O NO SER.

Julián González

 

Comments

comments

Comenta aquí