El empresario detenido Lázaro Báez pidió hoy la nulidad de su nueva indagatoria por lavado de dinero. Lo hizo ante el juez federal Sebastián Casanello en un escrito de descargo que presentó y tras lo cual se negó a contestar preguntas.

Fuentes allegadas a la defensa de Báez, a cargo del abogado Maximiliano Rusconi, dijeron que el empresario pidió la nulidad porque la acusación en su contra es “indefinida” y porque la prueba no está descripta.

“El hecho acusatorio no está defendido, la prueba no está descripta y a todos los acusados se les leyó la misma imputación. No puede ser que todos hayan hecho lo mismo”, señaló la fuente consultada.

Con casco, chaleco antibala y custodiado por agentes del Grupo Especial de Intervención (GEI) del Servicio Penitenciario Federal, Báez ingresó a las 9:55 al juzgado de Casanello, en el cuarto piso de los tribunales de Comodoro Py.

El empresario –preso desde abril del año pasado– escuchó la acusación de ser integrante de una estructura jurídica, societaria y bancaria que entre 2010 y 2013 lavó cerca de 60 millones de dólares.

La operatoria ilícita se habría realizado con fondos de obra pública que Báez recibió del gobierno anterior –y por lo que en otra causa está procesado junto a la ex presidente Cristina Kirchner– y con empresas offshore a través de cuentas en Suiza y que volvieron al país en la compra venta de bonos de la deuda con apariencia lícita a la empresa Austral Construcciones, compañía insignia del acusado.

En el escrito, la defensa del empresario negó las acusaciones y señaló que parte de la prueba es nula. Entre ella, la que aportó la Unidad de Información Financiera (UIF) sobre las cuentas en Suiza porque se trató de información de inteligencia sin respaldo documental.

La indagatoria duró poco más de una hora; así concluyó la ronda de 27 declaraciones que citó el juez Casanello. Además de Báez fueron indagados sus cuatro hijos, el contador Daniel Pérez Gadín, el arrepentido Leonardo Fariña y el financista Federico Elaskar.

El magistrado quedó ahora en condiciones de resolver si procesa a los acusados. Si eso ocurre, será el sexto procesamiento para Báez.