Gerardo Martino se encuentra actualmente en el Atlanta United de la Major League Soccer (venció el domingo al Chicago Fire por 2 a 1 y lidera la Conferencia Este), pero su contrato finaliza en diciembre y una ola de rumores crecieron a su alrededor.

Aunque prácticamente se bajó de la puja por retornar a la selección argentina, su nombre figura en la carpeta de los combinados nacionales de México y Colombia. Otra posibilidad es la de extender su vínculo con la franquicia estadounidense.

Durante una extensa entrevista con periodistas de diferentes países (uno era el argentino Daniel Arcucci), el director técnico aclaró su panorama y soltó algunos detalles de cómo fue su relación con Lionel Messicuando compartieron plantel en Barcelona y la Albiceleste.

Gerardo Martino afirmó que “nunca le hizo caso” a Lionel Messi (Télam)

Gerardo Martino afirmó que “nunca le hizo caso” a Lionel Messi (Télam)

Al ser consultado sobre si hay que hacerle caso a lo que diga Messi cuando se lo dirige en el Barca, el Tata fue tajante: “No, nunca hay que hacer lo que diga Messi. Yo no le hice caso. Ni en la selección. Pero es el mito que se creó. Pero tampoco soy yo, lo dijeron un montón de personas, pero justo a mí no me van a creer”.

“No lo desmiento yo, lo desmienten los hechos. Cuando un revisa qué pasó en el Mundial de 2014, quién se quedó afuera, quién volvió en el 2015 que decían que no volvía, quién volvía en 2017. Cuando pasa eso y se desmiente es casi sostener algo por sostenerlo sin sentarse a analizar”, esbozó el estratega surgido de la cantera de Newell’s. Y luego, recalcó: “Ese es un problema que tenemos en la Argentina, no nos sentamos a analizar. Además hay una cuestión: depende quién lo diga es una palabra y no podemos sentarnos a discutir eso”.

Otras frases destacadas:

Ahora mismo sólo pienso en Atlanta United. La posibilidad de ser campeón, de ganar un título. Quedan pocas fechas. Clasificamos para la Concachampions. En eso eso es en lo único en lo que pienso”.

Mi momento más feliz fue cuando dirigí a la selección de Paraguay. Fueron cinco años en los que logré ser feliz. Aún tenemos un grupo que se llama Sudáfrica 2010. Se juntan una vez al mes y me mandan fotos. A veces en el fútbol pasan cuestiones únicas. Eso ocurrió allí”.

“Es muy difícil pasarla bien en una selección. Fueron cinco años extraordinarios. He tenido lugares, debería nombrar a Instituto de Córdoba que teníamos un grupo extraordinario y hago mal en no decirlo, en poner en primer lugar a Instituto. Pero lo otro ha tenido gran relevancia”.

En Newell´s sufrí porque la situación en la que estábamos no estaba buena. Es cierto que todo tuvo un final feliz. En el año y medio del recorrido hubo situaciones de mucho estrés, mucha intensidad, de mucho sufrimiento. Aquel partido con Independiente, en cancha de Independiente, que Farías erró el penal que era el primer partido de la segunda temporada y los dos equipos estábamos últimos en los promedios del descenso. Si bien es cierto que el sufrimiento te hace más fuerte y cuando todo termina bien, recuerda eso en forma casi única en la vida, como si fuera lo único que pasó”.

“Lo que escucho es que hoy el fútbol que se juega es el de Francia, el de Croacia con las transiciones rápidas y todo eso. Y se dice que se impone esto, pero por qué se impone si en España sigue primando el Barcelona y en la Premier, dos de los tres equipos de punta con el City y el Chelsea que son los que mayor posesión tienen. Entonces, por qué las pautas las marca Francia”.

“Me parece que lo más importante es que en el fútbol mundial son pocos los países que tienen una marca registrada. El resto ha ido cambiando. Incluso, en algún momento, creo que Brasil con Parreira cambió. En el fútbol mundial no hay una verdad absoluta. Incluso este Barcelona empezó con la época de Cruyff y antes hubo otro Barcelona”.