El maquinista Marcos Córdoba declaró en el juicio por la tragedia de Once en la audiencia del 1 de abril de 2014. En esa ocasión, repitió varias veces que aplicó el freno y expresó su solidaridad con los familiares de las víctimas.

“Una vez que paso la señal de entrada, agarro la selectora de marcha y la llevo al medio, dejándola en neutro, ya que yo iba a agarrar… iba a frenar manualmente, aplicando la… llevando la manija. Entonces, aplico freno, recubro, porque adelante mío hay unos cambios, entonces los iba a agarrar con precaución a los cambios, vuelvo a aplicar freno y recubro”, dijo Córdoba aquel día sobre el momento del ingreso a Once.

El maquinista fue el primero de los acusados en hablar durante el juicio oral. Durante su testimonio destacó que “no estaba borracho ni drogado” y que “había dormido”.

Córdoba relató también los instantes previos al impacto: “Al ver que ya no podía hacer nada, le tiro la emergencia, le tiro la emergencia y por instinto me agarro de la manija de freno y de la manija de aceleración y lo único que esperaba era el impacto. Esperar el impacto… me levanto, a los últimos metros me levanto, es ahí donde agarra y me golpeo la cara”.

Sobre las declaraciones de testigos que aseguraban que en una de las estaciones había tenido que retroceder por no llegar a frenar, el maquinista respondió: “En Floresta frené porque una puerta me había quedado obstaculizada por una reja”. Pero nunca dijo que eso tuviera que ver con problemas técnicos para detener el tren.

Sin embargo, la ex presidente Cristina Kirchner dijo hoy en una entrevista con Crónica TV que la culpa de la tragedia fue del motorman y desligó así al ex ministro de Planificación Federal Julio de Vido y a todos los funcionarios condenados.

El maquinista no accionó el freno al final. El tren frenó en todas las estaciones antes. Peor si vos no frenás y te estrellás, bueno. En las audiencias, el maquinista nunca pudo explicar por qué nunca accionó el freno”, dijo.

El Tribunal Oral Federal 2 finalmente condenó a Córdoba a 3 años y 6 meses de prisión por estrago culposo y le aplicó una inhabilitación de 7 años.

El maquinista del Chapa 16 había sido acusado solo por dos de las querellas que representaron a los familiares de las víctimas. La Fiscalía, en tanto, le endilgó “haber sido negligente imprudente” al haber ingresado a Once a la altura de la cabina B a una velocidad de 50 kilómetros por hora y egresado a 42″. Y lo culpó de no aplicar el freno de emergencia.