Política

Malestar en Palo Santo, por rechazo al financiamiento nacional de una planta de agua potable

974 Visitas totales, 3 Vistas de hoy.

Las autoridades institucionales de Palo Santo vienen negando sistemáticamente el tratamiento de un proyecto integral contenido dentro del Plan Belgrano, que promueve construcción de un sistema totalmente nuevo de agua potable y cloacas. La iniciativa se corporizó mediante el aporte técnico-político de la dirigencia de Cambiemos del lugar, lo que generó el rechazo del propio intendente, Raúl D´Zakich y de los concejales Sandra Rossolli, Norma Revolero y  Margarita Pando, que responden al mismo espacio del jefe comunal, muy vinculado con el gobernador Gildo Insfran.

“Reiteradamente hemos intentado que nuestras autoridades municipales avalen el proyecto y las gestiones que veníamos realizando ante el Plan Belgrano; no lo hicieron, poniendo en riego el financiamiento que estaba a punto de lograrse”, explicó un miembro del grupo de trabajo que apoya el proyecto.

“Existe una problemática creciente que sobrelleva la gran mayoría de la población de Palo Santo, que debe hacer malabares y padecer sufrimientos constantes para hacerse con el vital líquido”, sostuvo, al justificar el emprendimiento.

“Esta actitud contrasta con la del concejal Marcelo Fuentes quien presto su apoyo y compromiso con el emprendimiento; las autoridades locales son las que deben solicitar y/o autorizar cualquier obra que se realice en el espacio público dentro del ejido urbano, donde nada se puede hacer sin su expreso consentimiento y aprobación. Pues, en este y otros casos que muchos palosanteños conocemos no lo hicieron”, redondeó.

“No les importa lo que dice la Organización Mundial de la Salud con respecto al impacto que produce la escasez de agua potable y la falta de cloacas, en la población, y particularmente en los más pequeños y los que menos tienen; tampoco la incidencia que tiene en la alimentación y la economía familiar; no tuvieron en cuenta al programa Pro-Huerta del INTA, que consigan un ahorro potencial de hasta $3200 mensual por familia que pueden generar las huertas, imposibles de realizar sin agua. Esto es lo mismo que promover el hambre”, advirtió.

Y prosiguió: “No les importa las limitaciones que la falta de este imprescindible elemento genera en el desarrollo y progreso de su población, no toman en cuenta que cada bar o comedor de hasta 40m2 necesita consumir entre 1500 y 2000 litros por día, que cada industria debe consumir 80 litros diarios por cada operario, y que a las mismas reparticiones en las que trabajan se le calcula un consumo de agua de 6 litros por día por cada m2”.

“No les importa la educación, ni que cada escuela deba consumir 40 litros diarios por cada alumno externo; tampoco les importa la salud, cuyas salas y hospitales deben gastar 800 litros por día por cada cama existente”, siguió enumerando, al graficar los efectos de la ausencia del agua en la localidad.

“En síntesis no les importa nada, ni siquiera que se haya aprobado el presupuesto para el acueducto que pasará por las puertas del pueblo, que de seguir con esta actitud, la población vera pasar sin poder utilizar, continuando con el eterno acarreo de agua”, cerró.

 

Comments

comments

Comenta aquí