LocalesOpinión

Hay una escalada contra quienes exponen las miserias del poder político monárquico del Gobernador Insfran

10,422 Visitas totales, 6 Vistas de hoy.

OPINIÓN: RUBÉN ORLANDO GIMÉNEZ. Conocí a Daniel Suizer hace algunos años, cuando supe que fue exonerado de la Policía de la Provincia al ser acusado de revelar que el Gobernador Gildo Insfrán espia ilegalmente a sus ciudadanos a través de efectivos del Departamento de Informaciones de esa fuerza de seguridad.

El sistema de espionaje expuesto era tan burdo que el Jefe del desprestigiado D2, usado por la dictadura y por los tres gobernadores que asumieron desde 1983, era elevado a través correo electrónico a la cuenta del propio Gobernador.

“sometieron a la esposa y las hijas de Suizer a tratos vejatorios y que a todas luces son violaciones a los derechos humanos”.

La colonizada Justicia Formoseña en lugar de investigar el delito cometido, por el Jefe de Policía y por el Gobernador, decidió averiguar qué sabían los que tomaron contacto con esa información a través de los medios masivos de comunicación y redes sociales.

Suizer ya no pudo ser policía, entonces buscó otras formas de coexistir con un sistema autoritario.

Por estos días hay una avanzada policial y judicial sobre Suizer y su familia, efectivos de la fuerza acostumbrados a cumplir órdenes de arriba, sin cuestionar la legalidad de las mismas, sometieron a la esposa y las hijas de Suizer a tratos vejatorios y que a todas luces son violaciones a los derechos humanos.

Hay una escalada en la presión a quienes exponen las miserias del poder político monárquico que ejerce el Gobernador bajo el disfraz de una democracia de baja intensidad en la provincia de Formosa.

En la década pasada Gildo y sus secuaces no se animaban a tanto. Si querían amedrentar a alguien, le mandaban su abogado personal de apellido Vivas hijo del ex juez federal de la dictadura, especialista en sacar de las celdas a narcotraficantes y contrabandistas, a que inicie querellas por supuestas calumnias e injurias.

Después avanzaron con causas armadas exigiendo cobrar sumas impagables de dinero en concepto de reparación por daño moral infligido a quien para ellos es un ser superior e incuestionable y que está por encima de la Ley y de los valores democráticos.

Ahora pasaron a la acción directa, el ataque a la familia Suizer no es otra cosa que un repudiable acto de quien se siente con el derecho de aplicar los “correctivos” necesarios a cualquiera que se atreva a cuestionar su poder monárquico.

Lamentablemente hay un Poder Judicial que homologa estas actuaciones.

No es raro que eso ocurra en una provincia dónde todos los valores democráticos están pisoteados, ignorados y vapuleados.

Hay un sector de la sociedad que considera estos atropellos un derecho natural del todopoderoso líder y eso, mis queridos comprovincianos, es fascismo puro y duro.

En un sistema democrático auténtico los administradores, que son inquilinos del poder, respetan a sus ciudadanos y no promueven el abuso de sus derechos humanos.

“Repudio absolutamente el brutal ataque de una policía que se comporta como grupo de tarea”

Repudio absolutamente el brutal ataque de una policía que se comporta como grupo de tarea. En la amañada orden judicial, seguramente no decía que había que maltratar menores y a la esposa del imputado en una causa armada a pedido de quienes administran el poder.

Otro dato, el mismo día que se conocía esta grotesca información que nos remite a un pasado dictatorial, el Gobernador era recibido por el Presidente, ambos negociaban el intercambio del votos en el Congreso por favores presupuestarios.

Si de verdad queremos consolidar la república democrática sus principios y valores deben garantizarse para todos sus ciudadanos, no sólo para quienes viven a 10 kilómetros a la redonda de la Casa Rosada.

El Gobierno Nacional debe intervenir para resolver estos problemas, que en Formosa no son nuevos y de esa forma evitarnos a los ciudadanos imágenes que muestran que hay políticos que no tienen problemas en repetir un pasado de oprobio y crimen, fomentado desde la administración del Estado.

Comments

comments

Comenta aquí