DestacadasPolítica

Malgarini: “el Gildisimo defiende la dictadura de Maduro, porque acá también hay mesiánicos que se erigen por sobre la voluntad popular y la división de poderes”

 428 total views,  2 views today

Ante la crisis política que atraviesa Venezuela; la tibia reacción del gobierno Nacional y la encendida defensa del “régimen dictatorial” de encumbrados dirigentes del Gildismo, el diputado provincial de la Unión Cívica Radical Adrián Malgarini, lamentó la complicidad justicialista con un régimen cuyo comportamiento se corresponde con el de una “dictadura”, porque impedir por la fuerza el funcionamiento de la Asamblea Legislativa, para intentar imponer por la fuerza al representante de otro poder del Estado ratifica que hace tiempo, la Democracia como tal desapareció en Venezuela, como sucediera tantas veces en Formosa”, acotó el legislador.

Las ejecuciones probadas por la ONU, este hecho y otros tantos atropellos represivos, autoritarios, de censuras, proscriptivos y antidemocráticos dicen que lo de Venezuela es una dictadura.

lo hacen porque tienen coincidencias ideológicas básicas y porque en Formosa desde hace 30 tampoco existe la división de poderes, ni el respeto a la voluntad popular

Pero no debe sorprender a nadie que al oficialismo local les cuesta tanto reconocerlo y condenarlo, aunque llame la atención que salgan abierta y militantemente a defender el régimen Venezolano, y lo hacen porque tienen coincidencias ideológicas básicas y porque en Formosa desde hace 30 años, vienen sucediendo una serie de hechos que demuestran que en esta provincia tampoco existe la división de poderes, ni el respeto a la voluntad popular, ni la rendición de cuentas, ni la transparencia administrativa, consideró Malgarini.

La Formosa feudal todavía se debate en un estado predemocrático, donde rige un sistema electoral que desvirtúa la voluntad popular y los dirigentes pueden eternizarse en el cargo

El apoyo incondicional de dirigentes Gildistas a la dictadura de Maduro demuestra – sin temor a exagerar- que Formosa luego de tres decadas de feudalismo todavía se debate en un estado predemocrático, donde rige un sistema electoral que desvirtúa la voluntad popular y posibilita que el menos votado asuma el cargo, como sucediera tantas veces en tantas comunas del interior y recientemente en Pirané y El Colorado.

Lo hechos gravísimos hechos ocurridos en nuestra provincia también -como en Venezuela- fueron flagrantes e impunes avance de un poder sobre otro, para con la complicidad de una justicia funcional al poder político hegemónico, puedan mesianicamente erigirse por encima del sistema democrático y de la voluntad popular para digitar autoritariamente quienes serán los representantes de la oposición, evaluó Malgarini.

En este sentido lo ocurrido en Pirané donde el menos votado resultó Intendente, sumado al impúdico atropello a la voluntad popular del nepotismo autoritario Brignolista sucedido en El Colorado, demuestra como desde una concepción antidemocrática un puñado de personas creen que su autoridad, sus mezquinos intereses y su voluntad están por encima de la decisión de un pueblo, por encima de la convivencia democrática y la justicia electoral que proclamo a los electos y les entregó su diploma, que luego -en el caso de El Colorado- fue vergonzosamente ignorada por un puñado de malintencionado concejales justicialistas, que para colmo no se quedaron en desconocer la proclamación de la justicia sino avanzaron en digitar quien debía reemplazar e López Pereyra e integrar el poder legislativo comunal.

Si no se respeta la decisión de la justicia ni el sufragio, y un poder con la complicidad de otro avanza sobre el tercero, entonces no hay división de poderes ni democracia, y menos puede sorprendernos que el Gildismo salga abiertamente a apoyar y justificar la dictadura de Nicolas Maduro.

La perversa ley de Lemas es la herramienta para desvirtuar la voluntad popular y legitimar el fraude y “la reelección indefinida”, impuesta violentamente en los 90 al igual que en Venezuela: clausurando la Legislatura, patoteando a los legisladores y metiendo preso al presidente del Superior Tribunal de Justicia (Martillo González) solo para lograr la eternidad de Gildo Insfran, que impedía la constitución provincial.

En un primer momento –recordó remomerando un escrito de Blas Hoyos- se intentó introducir la necesidad de reforma constitucional en la legislatura provincial pero esta no prosperó por la oposición de radicales y joguistas que estuvieron a punto de impugnarla si no hubiera sido por la oportuna intervención de patotas parapoliciales de Tafetani en el salón de sesiones donde con Mayans a la cabeza literalmente trmpearon a los diputados provinciales opositores, y al comprobar que no tenían número suficiente en diputados optaron por cerrar la legislatura provincial que durante varios meses fue clausurado  …”POR FUMIGACIÓN”¿…?.

 

Los diputados opositores intentaron reunirse a sesionar en otros ámbitos como la Universidad que por ser territorio nacional podría brindar algunas garantías, pero esto no ocurrió y en sus dos intentos los diputados opositores  volvieron a ser literalmente patoteados y trompeados por la patota parapolicial de Tafetani, quienes en todo momento contaron el apoyo y el respaldo de la policía de la provincia.

 

Con uno de los poderes de la Republica anulado por “FUMIGACIÓN…?,” fueron por el otro poder de la República, el poder judicial, concretamente el presidente del superior tribunal de justicia Martillo González que tenía el expediente de la reforma en sus manos, la solución fue tan implacable como simple, directamente y a través de un simple juez de 1ra. Instancia dispusieron la captura en plena calle del “presidente del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Formosa” en un operativo más propio de un peligroso delincuente común que de la mayor autoridad del Poder judicial de la provincia, con un despliegue infernal de patrulleros y celulares que interceptaron al Dr. González en su vehículo particular cuando se dirigía a su trabajo, se le arrancó el expediente que llevaba con él y se lo trasladó “esposado” en un patrullero policial.

 

Se avanzó así entonces al siguiente paso: Segundo poder de la República, el Poder Judicial cooptado, anulado, por cacería, captura y encarcelamiento de su máxima autoridad.

 

Mientras la república se desmoronaba, mientras la democracia sufría uno de sus más arteros ataques, la comunidad formoseña dormía su siesta. Finalmente y con dos poderes de la República Clausurados a partir de UN AUTOGOLPE DE ESTADO INSTITUCIONAL, en este marco de anarquía y crisis institucional, la reforma se aprobó por autoproclamación de su propio interesado el ejecutivo, único poder de la república en ejercicio pleno de sus poderes en la provincia y así sobrevino todo lo ocurrido hasta hoy. Por eso a nadie debe sorprender el apoyo del Gildismo al régimen de Nicolas Maduro, concluyó Adrian Malgarini.

 

Comments

comments

Comenta aquí