DestacadasOpiniónPolítica

Hoyos: Desde Scanska en el 2005 hasta los caños robados del 2020. La interminable cadena de corrupción que Ibañez olvidó

 19,858 total views,  6 views today

La historia del gasoducto del Nea es una lamentable cadena de corrupción interminable de la cual el Kirchnerismo abusó, inclusive desde antes de que comience su construcción con lo que se conoce como el caso Skanska en el 2005 y ese robo se prolonga hasta la actualidad.

Ya con la obra paralizada la obra, con el actual escándalo del robo de los costosos caños de acero sin costura, que siguen robándose los intendentes peronistas de la zona del este salteño negocio que hoy también le disputan los militantes de la Cámpora S.A, a través de Juan Cabandié en la secretaría de medio ambiente.

Recordemos que en el caso de Skanska allá por el 2005, apareció directamente involucrado el Fonfipro del gobierno de Formosa por el cobro de unos 12 cheques en este sonado caso conocido como el caso de corrupción más escandaloso de la década.

Luego vino la adjudicación de los tramos del gasoducto en el que llamó la atención el protagonismo de la empresa Vertúa S.A en la adjudicación de tramos importantes de la obra, el tramo troncal de 230 km.el que debía unir el gasoducto troncal Juana Azurduy que venía de Bolivía con el tramo que arrancaba en Formosa, obra que nunca se realizó.

Pues Vertúa cobró el adelanto de733 millones y se fue a Pinamar donde construía un emprendimiento inmobiliario lujoso de Vallerobles con cancha de golf, piscinas y lagos artificiales y para cuyo lanzamiento contrató con exclusividad por un millón de dólares a Ricky Martin.

Pero Raúl Vertúa supo tejer fuertes lazos con el oficialismo provincial, de hecho se quedó con varios tramos del gasoducto en nuestra Provincia, una de las obras en sociedad con JCR de Relats el empresario socio de Cristina en Hotesur y los Sauces. Pero el tramo clave fue el de Formosa Mansilla obra que solo llegó a concretarse en menos de un 40 %, y que debía conectarnos con el Chaco.

Renglón aparte merecía la negociación con Bolivia de Evo Morales (hoy refugiado de privilegio en Argentina) pues no nos podía garantizar el suministro de gas en tiempo y forma, de hecho no estaba cumpliendo con los cupos del gasoducto Juana Azurduy del NOA a lo que se agregaba un fuerte incremento en el precio del millón de BTU que ascendía a 7,65 U$S, mientras a partir del desarrollo logrado en Vaca Muerta (Estación de Loma de la Lata) ya se podía conseguir el mismo volumen por solo 3,75 U$S casi la mitad, de lo que nos pedían nuestros hermanos Bolivarianos.

Finalmente toda la obra del Gasoducto del NEA colapsó por la denuncia de los cuadernos que luego pasó a constituir la megacausa de la obra pública, con decenas de funcionarios y empresarios presos y uno de los más comprometidos era precisamente Raúl Vertúa.

A renglón seguido Ieacsa que suplantó a Energas convocó a las provincias y pidió que ayuden a coordinar esfuerzos para pedir a los empresarios detenidos a que entreguen las obras para que puedan ser terminadas por administración nacional.

Por el otro se decidió traer el gas desde Loma de la lata, ya no desde Bolivia, para esto fuimos convocados los gobiernos provinciales y delegados del Plan Belgrano de cada provincia.

El plan funcionó muy bien con los gobiernos del Chaco y de Santa fé, las obras que estaban en un avance de casi un 95 % pudieron terminarse y hoy tiene Gas Natural.

El problema fue que Formosa nunca colaboró y siempre respaldo a Vertúa S.A, que a pesar de estar encarcelado  se negaba a entregar sus tramos correspondientes, que por otra parte solo estaban en un 40 % de ejecución razón por la cual el gas quedó del otro lado del Bermejo y nunca pudo cruzarlo.

A todo esto se agrega hoy una nueva causa federal en la que están inculpados varios intendentes del PJ dela zona del este salteño entre ellos el de Aguaray Jorge Enrique Prado y el secretario de medio ambiente, referente de la Cámpora entre otros involucrados por CHOREARSE los caños que de un costo real de 5000 U$S estaban siendo rematados a 150 mil pesos para alcantarillas y bebederos de ganado.

Todas estas afirmaciones están basadas en datos fidenignos y comprobables pues la causa de los Cuadernos K existe, el caso Skanska existe, los informes de canal trece y PPT son lapidarios, la causa federal por el robo de caños existe,  del otro lado solo se escuchan planteos voluntaristas y falacias propias del relato.

Lo único real es que se robaron el gasoducto desde antes de comenzar su construcción se lo robaron durante toda su etapa de construcción y hoy se siguen rapiñando y robando sus despojos.

Esa es la verdadera razón por la cual los formoseños no tenemos gas.

Blas Hoyos, exdelegado del Plan Belgrano en Formosa

Comments

comments

Comenta aquí