Política

NO PASO NADA: 23 millones nos cuesta cada sesión de la Legislatura Provincial

Pasó otro jueves y otra vez no pasó nada en la Legislatura de Formosa. Algunos diputados fueron con sus sacos, corbatas y mejores vestidos pero no se trató ningún proyecto de ley, como todos los jueves tampoco se consideró ninguno de los problemas que preocupan a los formoseños. La sesión duró 15 minutos para justificar inasistencias y después cada uno se subió a su Toyota Hilux y se fue a su casa.

La cuestión es que esa mini-sesión intrascendente le costó al pueblo de Formosa 23 millones de pesos.

El presupuesto total del Poder Legislativo del año 2017 es de $ 781.420.000, de los cuales se destina la suma de $676.000.000 a los gastos de personal. De allí sale el dinero para los 30 diputados y los otros 334 cargos de planta permanente y los 1901 contratados del personal temporario del Poder Legislativo, que son sus asesores. Asesores para qué?, si no no hacen nada, no sesionan, no deliberan. no elaboran proyectos, no se reúnen en comisiones, ni siquiera debaten en las sesiones.

Como si no fuera poco la transferencia de facultades “indelegables” que los legisladores anualmente delegan en manos de Gildo Insfrán, los único que se trata y aprueba “sobre tablas y a libro cerrado” sin discusión alguna en la Legislatura provincial son los proyectos enviados por el Poder Ejecutivo Provincial. Proyectos presentados por la oposición ninguno.

En lo que va del año, los diputados votaron una sola ley, que lleva el número 1650, para aprobar las cuentas de inversión de la Administración Pública de Formosa correspondientes al Ejercicio Económico Financiero 2016, es decir, que solamente levantaron la mano para aprobar los gastos de Gildo Insfrán.

Conforme establece el artículo 106 de la Constitución de la provincia, la Cámara de diputados se reunirá todos los años en sesiones ordinarias, desde el día primero de marzo hasta el día treinta de noviembre. La sesión del 1° de marzo es protocolar, para escuchar el mensaje del gobernador, y hay que descontar las dos semanas de receso invernal del mes de julio. Por lo tanto, la Cámara se reúne normalmente (con suerte) 33 veces en el año.

Así que, si dividimos el presupuesto anual de la Legislatura por la cantidad de sesiones ordinarias, tenemos que cada sesión le cuesta al pueblo de Formosa la suma de $ 23.679.393. Como no hay reuniones de comisiones, los diputados trabajan una vez por semana, si esa vez no hay quorum o los legisladores faltaron todo el mes, no hay problemas se le justifican las inasistencias, y cobran el 100% de sus abultadas dietas, gastos de representación y cupos de asesores y asistentes.

Es una enormidad el monto y los privilegios, pero si los legisladores trabajaran y se preocuparan por justificar con su labor ese exorbitante gasto, la población podría resignarse a seguir bancando semejante Elefante Blanco, pero una Legislatura que aprobó una sola ley en el año, que solo trata proyectos del Poder Ejecutivo y que prácticamente no hace nada, ciertamente no justifica la millonada que le cuesta a la provincia.

Recordemos que nuestra Cámara de Diputados le transfirió todos sus poderes al gobernador, que con su sola birome puede gastar y endeudar como quiere los recursos provinciales, renegociar contratos de todo tipo y realizar operaciones económicas, efectuar inversiones en empresas de servicios, etc.

Gildo Insfrán no necesita pedir autorización legislativa para reasignar partidas presupuestarias y modificar el plan de obras y servicios públicos. Incluso puede contraer préstamos y otras obligaciones financieras comprometiendo el dinero de la coparticipación provincial.

La Cámara le deja a Insfrán gobernar como quiera. No pide informes, y tampoco se anima a llamar a los ministros para que den explicaciones.

Es decir, que la Legislatura no hace nada que justifique su enorme costo. Solamente se trata una ley cuando el Poder Ejecutivo lo pide, y se vota a libro cerrado. No se le cambia ni una coma.

Lo único que los diputados hacen por su cuenta es sacar declaraciones “de interés legislativo”, de cuestiones absolutamente intrascendentes. Por ejemplo en su sesión del 18 de mayo pasado, la Legislatura de la provincia aprobó la Resolución 2843, declarando de interés las actividades de la “Semana de la Miel”, bajo el lema: “Súmale Miel a tu vida”, desde el 14 hasta el 20 de mayo de 2017. Esa declaración nos costó a los formoseños 23 millones de pesos.

Teniendo en cuenta la situación social de la provincia, con la mayoría de la población ubicada bajo la línea de pobreza y más de 3 millones de hectáreas inundadas, con localidades aisladas por caminos intransitables, gastar 23 millones de pesos para declarar de interés la “Semana de la Miel” es un despropósito y una vergüenza…(Ampliaremos)

 

Comments

comments

Comenta aquí