OpiniónPolítica

7 meses de cuarentena ¿Valió la pena castigar tanto a la población, fundir a los comerciantes, la perdida de empleo?

 7,280 total views,  2 views today

Tomate un minuto: ponete a pensar que tuvimos 7 meses de cuarentena, se fundieron muchos negocios, emprendimientos y se perdieron empleos. El contagio no se dio de manera local, todos vinieron de afuera.
La gente en la ciudad y en la provincia podría haber seguido su vida normal, con alejamiento social, con barbijos todo este tiempo. Los casos recién ahora empiezan a presentarse con un inevitable contagio comunitario, como en Clorinda y como en General Belgrano.
¿Que significa esto? Primero, que la cuarentena ha sido inútil porque nadie se hubiera contagiado sino hubiera sido por un caso importado, es decir, los comerciantes podrían haber trabajado sin tener que fundirse como terminó ocurriendo.

Como si todo lo vivido encerrados o con cerca de 70 mil formoseños, procesados, multados, presos y en horas condenados no hubiera servido para nada.

Lo peor, después de todos estos meses encerrados, los formoseños empiezan recién a vivir la primera etapa de la pandemia, la de los contagios desbordando los controles de la Comisión de Atención a la Emergencia Integral COVID 19.
El contagio en el Hospital Central así lo demuestra pero a su vez marca el inicio de etapas que otras provincias ya superaron, con mayor o menor daño, con más o menos muertos.
Después de 7 meses estamos como si la pandemia hubiera comenzado en la provincia en estos días, como si todo lo vivido encerrados o con cerca de 70 mil formoseños, procesados, multados, presos y en horas condenados no hubiera servido para nada.

El gobierno tendría que haber controlado las fronteras, no perseguir como delincuentes a los ciudadanos formoseños

El gobierno tendría que haber controlado las fronteras, no perseguir como delincuentes a los ciudadanos formoseños porque ahora viene la parte donde deberán demostrar que aparte de joder a la gente durante 7 meses, prepararon el sistema de salud para los contagios comunitarios que se vienen.
Formosa empieza a transitar la etapa de los contagios comunitarios, una etapa que de todas maneras íbamos a pasar, esperemos que sea lo menos grave posible. Formosa no es una pecera, no es una isla, es parte de un país y de una frontera, solamente un alucinado podría pensar que no nos íbamos a contagiar.
¿Valió la pena castigar tanto a la población, fundir a los comerciantes, la perdida de empleo? visiblemente no porque los contagios vinieron de afuera y es recién ahora donde se verá la eficiencia del gobierno para contener la pandemia.

Leo Fernández Acosta

Comments

comments

Comenta aquí