Política

Adrián Bogado la ACEP Nacional y la Fundación Konrad Adenauer, presentaron el “Manual de Marketing y Comunicación Política ABC”

Con una imponente convocatoria de representantes de diferentes partidos políticos, periodistas, catedráticos, docentes y estudiantes universitarios, en las repletas instalaciones del salón principal del Hotel “Howard Johnson”, el diputado provincial Adrián Bogado coordinador local de ACEP Nacional, junto al reconocido consultor político Carlos Fara y a los representantes de la Fundación Konrad Adenauer Argentina, presentaron en Formosa el “Manual de Marketing y Comunicación Política ABC: Acciones para una buena comunicación de gobiernos locales”.

La presentación fue presidida por Adrián Bogado, Carlos Fara (Coautor de la Obra), Olaf Jacob (Representante de la Fundación Konrad Adenauer Argentina) y Oscar Ensinck (Presidente de ACEP Nacional), y entre otros destacados asistentes estuvo acompañada por el diputado nacional Martín Hernández, por los diputados provinciales Silvia Andraus, Enrique Kike Ramirez, Adrián Malgarini, la concejal Gabriela Neme, funcionarios nacionales y referentes de la UCR, el Pro, el MID, el Frente Renovador, Acción popular, Unión Popular y el partido Principios y Convicción, de Nuevo País y otros sectores de la vida política formoseña, que le dieron un marco plural a la presentación del importante trabajo comunicacional de las fundaciones.

En manos de los expertos en comunicación, redes sociales, marketing y campañas electorales, el manual de buenas acciones para una comunicación gubernamental, serán esenciales para el futuro y mejor manejo de la comunicación política, conocer mejor el rol de los medios y para el más eficiente manejo de los gobiernos locales en su relación con las redes sociales y con sociedades cambiantes que evolucionan y se desarrollan permanentemente.

El Lic Carlos Fara, responsables de campañas electorales exitosas en el país y en Latinoamérica, especialista en comunicación, sondeos, seguimiento de la opinión pública y diagnósticos estratégicos, se refirió a la importancia comunicacional de las redes sociales que agilizan y democratizan la información y reflejan el pulso de una sociedad.

En este sentido, analizó la característica particular de la comunicación del Gobierno de Formosa, donde el Gobernador no da entrevistas, ni efectúa declaraciones, solo brinda discursos en actos, operativos o mediante sus comunicadores sociales, lo que lo distancia de los nuevos mecanismos comunicacionales y de un sociedad cada vez más exigente, que exige cada más interactuación democrática,  más dialogo, y que los gobernantes den la posibilidad del ida y vuelta”. Con una sociedad cambiante, que evoluciona, ya no bastan los monólogos desde una tribuna, que servían con electorados más estables.

Para describirlo se refirió a las sorpresas de las elecciones de Donald Trump y Bolsonaro, que contra todos los pronósticos crecieron en las encuestas y generaron una fuerte polarización en la opinión pública como pocas veces se había visto en la historia, en donde los sectores extremos crecieron en proporción en los últimos tiempos, llevando una discusión más clásica que se da en el resto del mundo sobre modelos, que de alguna manera dejó de lado la clásica discusión de matices entre demócratas y republicanos que habitualmente sucedía en los Estados Unidos.

La primera cuestión es que hay que ser muy cuidadosos con las encuestas porque la mayoría decía que iba a ganar Hillary, aproximadamente por tres puntos, y la única que expresó que iba a ganar Trump dijo que iba a ganar por seis puntos y fue la que más se equivocó porque tuvo el error más grande Hillary sacó más votos pero ganó Trump.

Me parece que, como viene también sucediendo en México los últimos tiempos, cuando hay candidatos claramente anti establishment se produce el fenómeno del voto oculto, la gente no se anima a decir que va a votar por ese candidato aunque finalmente lo haga.

Además, está claro que el instrumento estaba pensado en momentos de la historia con electorados estables. Ahora los electorados son muy inestables con mucha más dificultad de predicción, con mucho más margen de error para el instrumento.

Hay que ir monitoreando las redes sociales para proyectar

Creo que hay que afinar trabajo en cuanto a los indicadores que utilizamos para poder describir o proyectar escenarios. Segundo, creo que hay que pensar en combinación de distintas metodologías, de entrevistas clásicas con algunas situaciones de IVR, como para ir viendo distintas alternativas. Y en tercer lugar, se viene una etapa de pensar en articulación y monitoreo de la opinión pública por otros instrumentos fuera de la encuesta, que tiene que ver con ir monitoreando redes sociales y a partir de ahí ir proyectando otro tipo de esquema de análisis.

El crecimiento de las redes ya es un hecho y se calcula que en las próximas elecciones legislativas de Estados Unidos el monto de inversión va a equipararse entre medios tradicionales y redes sociales, de manera que la tendencia ya está.

Lo que también nos enseña es que lo que pudo ser válido y exitoso en esta ocasión quizás no lo sea dentro de dos o de cuatro años. Ninguna de las cosas que podemos afirmar hay que darlas válidas de manera permanente. Lo seguro es que las prácticas comunicacionales de la vieja política ya no sirven como antes.

Particularmente en estos casos, está claro que la lógica de la segmentación en una sociedad tan fragmentada con tantos nichos pequeños desde el punto de vista electoral obliga a aceptar cada vez más la comunicación en redes, la inversión publicitaria y, básicamente lo que se dijo en estos días en la reunión de consultores que se hizo en Denver, es que el futuro de las campañas empieza a pasar por los smartphones.

En general, los gobiernos locale no son muy eficientes en los manejos comunicacionales, se los ve desordenados. Creo que hay problemas en algunas cuestiones estratégicas. Es cierto que le está costando adaptarse a la lógica comunicacional del nuevo escenario y yo sería más cauteloso sobre el uso de redes, porque puede ser contraproducente.

En el caso que nombramos recién de Trump en Estados Unidos es sobre el momento de campaña. Cuando uno está en el gobierno los parámetros con los cuales la gente evalúa la comunicación son distintos. Entonces, hay que tener en cuenta que la gente monitorea en función a los estados de hechos y no en función de esta lógica de la conversación. Y los medios masivos tienen un rol en la generación de climas y de construcción de agenda, que no es tan sencillo de evadir o de hacer un by pass para la generación de clima de la opinión pública.

Creo que el año que viene va a ser un escenario competitivo, expectante, básicamente lo que se va a votar es al candidato y a la gestión, en favor o en contra.

A nivel nacional tanto el PJ o el Frente para la Victoria como el gobierno, tienen un problema en común que se llama Sergio Massa porque es el que puede captar el voto decepcionado del gobierno y el del PJ que considera que Cristina ya pasó, ya fue.

Me parece que el gobierno hoy por hoy depende mucho de sí la economía se reactiva, aun suponiendo que vaya a controlar la inflación. Hay que tener en cuenta que cualquier indicador económico objetivo tarda entre tres y cuatro meses en ser captado por la opinión pública y en la medida en que se retrasa esto complica. El otro factor es la predisposición anímica de la sociedad, si una buena parte llega a la elección diciendo “no es que el gobierno esté haciendo las cosas bien pero sería muy riesgoso que pierda la primera elección legislativa”, quizás el gobierno compre tiempo sin que necesariamente sea una reafirmación de la orientación del gobierno. Ahí pudiese ganar pero como dispensa de la sociedad y no tanto porque esté afirmado sus resultados.

 

Comments

comments

Comenta aquí