Sin categoría

Ante el aluvión de criticas: Romero Bruno aseguró que es mejorable cualquier situación en los Centros de alojamientos

El responsable de Epidemiología y director del Hospital Central, Mario Romero Bruno, consideró que es mejorable cualquier situación que se plantee en torno al funcionamiento de los centros preventivos de aislamiento para quienes regresan a Formosa, siendo el objetivo central mantener a la provincia sin casos de COVID-19.

El asesor en control de infecciones del gabinete provincial comentó que este jueves estuvo dialogando con el nuevo contingente que arribó a la Provincia y con sus familiares, a muchos de los cuales aseguró conocer, con el objeto de transmitirles tranquilidad y fundamentarles por qué es necesario intensificar las medidas preventivas a través de un aislamiento en estos centros.

“No hay mejor cama que la de uno y no hay mejor almohada que donde uno duerme, pero son circunstancias excepcionales que debemos y estamos adoptando. En Formosa, no hay ninguna familia que lamente la muerte de un ser querido por coronavirus mientras en la Argentina hay más de 3000 casos y más de 170 personas fallecidas”, precisó Romero Bruno que fue su mensaje a los recién llegados.

En este contexto, manifestó: “Es mejorable cualquier situación  que se plantee;  una de ellas fue la conectividad necesaria de estudiantes que tienen que seguir cursando materias vía online, lo que ya está siendo solucionado; lo demás se irá mejorando”.

Estilo de vida

Llamó a la comunidad en general a seguir manteniendo las medidas de prevención en torno al lavado recurrente de las manos con agua y jabón y en caso de no contar con esos elementos en determinados lugares utilizar alcohol en gel y no tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos, puente de ingreso de distintos virus al organismo.

“A través de estas medidas estamos previniendo la mayoría de las infecciones”, subrayó Mario Romero Bruno y reveló que “los hábitos tardan 21 días en ser asimilados, muchos quizás estamos aprendiendo a lavarnos las manos más frecuentemente y a no tocarnos la cara con las manos. Son 90 días para que ése hábito se transforme en un estilo de vida”.

Comments

comments

Comenta aquí