Sin categoría

Belén Potassa sueña con revalorizar el fútbol femenino

A Belén Potassa se le ilumina la cara cuando piensa en el marco que habrá en la cancha de Arsenal el próximo jueves, cuando la selección argentina femenina enfrente a Panamá por el repechaje para el Mundial de Francia 2019. A ella, que atravesó los momentos más difíciles del equipo -incluso los dos años entre 2015 y 2017 sin entrenador ni competencias- este promisorio presente del elenco nacional la ilusiona más que a nadie.

Estamos preparándonos de la mejor manera. Estamos agradecidas de estar en un complejo como este, donde nos están dando buena alimentación, tenemos buen descanso, podemos utilizar el gimnasio y las canchas, estamos metiendo partidos amistosos. Todo eso es bueno”, dijo la delantera a Infobae en el predio de la AFA en Ezeiza, lugar en el que el equipo dirigido por Carlos Borrello ha sentado su base operativa en los últimos meses de cara al gran objetivo de clasificar al Mundial.

Potassa es la única “sobreviviente” del Mundial de China 2007, el último que disputó la selección argentina. En aquel momento tenía solo 18 años y recién estaba dando sus primeros pasos con la Mayor. “Fue una experiencia linda, para mí era un sueño“, recordó sobre aquel torneo al que el equipo nacional llegó con una preparación muy diferente a la que las futbolistas tienen en la actualidad. Si hoy es difícil para las mujeres jugar al fútbol -por los obstáculos, las discriminaciones y los prejuicios que existen a nivel social y cultural-, en aquel entonces esas complicaciones eran aún mayores.

Potassa jugó el Mundial de China 2007, el último del que participó Argentina

Potassa jugó el Mundial de China 2007, el último del que participó Argentina

Tras esa experiencia, el elenco nacional no pudo clasificar a las citas de Alemania 2011 y Canadá 2015. Así se inició un período oscuro: años de desidia y de desinterés por parte de los dirigentes hicieron que el equipo de mujeres quedara relegado y cada vez más alejado de las grandes potencias a nivel internacional.

“Se perdió mucho tiempo, otros países avanzaron y nosotras nos estancamos”, lamentó la número 9, una de las que encabezó la protesta que generó un cambio en las condiciones de trabajo de la Selección. En 2017 las jugadoras realizaron un paro para exigir el pago de viáticos a la AFA y, durante la última Copa América de Chile -en la que terminaron terceras y lograron la chance del repechaje-, hicieron público su malestar con las autoridades por la falta de acompañamiento. El reclamo se viralizó y los dirigentes se vieron obligados a impulsar cambios para garantizar el trato acorde y digno que merecen las futbolistas por la actividad que realizan.

Del mismo modo que se puso al frente de las protestas, hoy Potassa – de 29 años – destaca los avances que se lograron gracias a la lucha: “Ahora estamos en un complejo que es un sueño, disfrutamos de la comodidad, podemos entrenar más horas, nos quedamos a patear tiros libres, estamos más unidas, tenemos amistosos y giras, y vamos a jugar en un estadio y la cancha va a estar llena de gente. Los cambios se están viendo“.

Para romper un estigma que ya lleva casi 12 años y llegar al Mundial de Francia 2019, Argentina deberá superar a Panamá en el repechaje. Las centroamericanas llegaron a esta instancia tras quedar cuartas en el reciente torneo de Concacaf que se disputó en Estados Unidos. La ida será el jueves en el estadio de Arsenal de Sarandí, mientras que la vuelta se jugará el martes 13 de noviembre en el estadio Rommel Fernández de la capital panameña.

La goleadora se ilusiona con clasificar a Francia 2019

Comments

comments

Comenta aquí