PolicialesPolítica

Camioneta sin control derribó un árbol, atropelló un basurero y terminó estrellándose contra un auto

Una camioneta conducida por un joven de 18 años totalmente fuera de control que avanzaba a gran velocidad en dirección al centro de la ciudad, subió a la plazoleta de la avenida Néstor Kirchner, frente al Hospital de Alta Complejidad, donde derribó un árbol, tras lo cual bajó raudamente al pavimento del carril contrario, avanzó varios metros, ingresó a la vereda arrastrando a su paso todo lo que encontraba, se llevó por delante un basurero y, finalmente, terminó incrustándose contra un auto que estaba estacionado en la entrada del garaje de la vivienda del propietario del rodado.

El cinematográfico siniestro vial ocurrió el domingo a las 22 horas y fue protagonizado por una camioneta Toyota Hilux, doble cabina de color blanco, que conducía un joven de 18 años, llevando como acompañante a tres hombres y una mujer, todos mayores de edad, y un bebé de 11 meses, que milagrosamente resultaron ilesos.

La camioneta circulaba velozmente por Kirchner de oeste a este y metros antes de llegar al cruce con la avenida Pantaleón Gómez, el conductor -que no estaba alcoholizado- decidió girar a su izquierda para ingresar al retorno y tomar el carril contrario de la avenida Kirchner. Al realizar esa maniobra el joven perdió el control de la camioneta y a partir de ese momento comenzó una alocada marcha que, de milagro, no terminó en una tragedia, ya que a esa hora numerosos autos, motos y transeúntes circulaban por este transitado sector de la ciudad.

El vehículo subió a la plazoleta de la avenida, donde pasó por encima a un árbol, luego bajó nuevamente a la calle, en el lado opuesto al sentido de circulación que llevaba, avanzó varios metros sin poder recuperar el control de la camioneta, a punto tal que terminó subiendo a la vereda donde atropelló un basurero y terminó estrellándose contra un auto Chevrolet Corsa estacionado en la entrada del garaje de una vivienda.

La violenta y espectacular escena fue presenciada por numerosas personas que no salían de su asombro por lo que acababa de pasar. Afortunadamente, el hecho de tránsito solo dejó daños materiales en la camioneta y en el automóvil embestido.

El conductor de la camioneta no estaba alcoholizado, por lo que los peritos de la Policía atribuyeron el accidente a una mala maniobra del joven.

Comenta aquí