Deportes

Con estilos bien distintos, llegan Super afilados al choque del año

River abruma con su estilo agresivo y goleador, arrasando rivales. Boca le puso candado a su arco, sigue sumando y puntea solo la Superliga. Una serie fantástica que promete definirse por detalles

A sólo quince días del primer choque de semifinales de Copa LibertadoresBoca y River dominan el panorama del fútbol argentino, con estilos opuestos pero con una suficiencia notable, al punto que alimentan a cada paso la posibilidad de asistir a un duelo apasionante, tanto en El Monumental como en La Bombonera.

El equipo de Alfaro, arrasador desde los números pero no tanto desde el juego, donde sigue sin encontrar una identidad, lidera en soledad la Superliga, invicto y sin goles en contra tras seis fechas disputadas, con el agregado de superar hasta algunas ausencias notables por lesiones, como las de Ramón AbilaMauro Zárate y Eduardo Salvio; y hasta disimulando las salidas de Darío BenedettoNahitan Nández y Cristian Pavón, quienes eran claves y fueron transferidos al exterior.

Con menos nombres y mayor funcionamiento, al menos desde lo defensivo, el técnico xeneize ha logrado controlar a sus rivales, como pasó con el propio River, sin dejar pasar por alto que su arquero Esteban Andrada es repetida figura y que también lo viene ayudando la suerte (palos, travesaño y pifias increíbles de los rivales). Todo le sonríe y lo ilusiona, pese a esa sensación de que todavía no logra conformar a propios y extraños, porque además consiguió contagiar al equipo de una garra y personalidad que se le reclamaba desde hace tiempo.

Del lado millonario sobra confianza, optimismo y satisfacción. La vida le ríe y canta. Gana, gusta y golea, con un estilo agresivo, de mucha intensidad. Arrolla a sus rivales y sólo genera dudas cuando Marcelo Gallardo guarda mucho, como pasó contra Talleres de Córdoba.

Comenta aquí