Sin categoría

Con su mercado de pases, la NBA atrapa a los fanáticos hasta cuando no se juega

 1,031 total views,  2 views today

El cuarto y último partido de la final de la NBA se jugó el 8 de junio. La temporada que terminará en 2019 comenzará, días más o días menos, cerca del 20 de octubre. Más de cuatro meses de parate no conspiran contra esta máquina del negocio deportivo, tan grande que capta la atención de los fanáticos hasta cuando no se juega. O sea, durante el mercado de pases.

No son pocos los cracks que cambiaron de equipo y son muchos los millones invertidos,mientras aún se espera la decisión de Emanuel Ginóbili de cumplir el año de contrato que le queda con San Antonio.

Un mural con la imagen de LeBron James en Los Angeles.
Foto: AFP

Un mural con la imagen de LeBron James en Los Angeles. Foto: AFP

LeBron James tenía contrato con Cleveland por un año más, pero la opción de renunciar a él y firmar con otro equipo. La decisión no se demoró y el mejor jugador del mundo se mudó a Los Ángeles, en una decisión que excede lo deportivo.

Su presencia en la franquicia que mejor juega en el parquet del show-business implica réditos económicos para todos; cómo le vaya en el campeonato, está por verse. El Rey pasó a la Conferencia Oeste por primera vez en su vida a cambio de 154 millones de dólares.

Cómo afecta a la NBA la llegada de LeBron James a Los Angeles Lakers
Mirá también

Cómo afecta a la NBA la llegada de LeBron James a Los Angeles Lakers

De inmediato, el mítico equipo púrpura y dorado se convirtió en candidato, pero el bicampeón y gran dominador de esta era -Golden State- tenía un as bajo la manga: DeMarcus Cousins, pivote de Nueva Orleans que se recupera de una rotura de un tendón de Aquiles.

Dada su situación, firmó por el mínimo (5,3 millones) en un negocio que puede poner sobre la mesa -una vez más- la maestría del mánager general de los Warriors, Bob Myers: sano, Cousins es uno de los mejores de toda la NBA.

La imagen que no se verá más: Gregg Popovich y Kawhi Leonard, al que los Spurs traspasaron a Toronto.
Foto: AP

La imagen que no se verá más: Gregg Popovich y Kawhi Leonard, al que los Spurs traspasaron a Toronto. Foto: AP

La tercera gran movida de la temporada no significó una inversión grande por un nuevo contrato porque se trató de un traspaso: el de Kawhi Leonard a Toronto, a cambio de DeMar DeRozan (también incluyó una selección de draft y que Danny Green dejara los Spurs y Jakob Poeltl, los Raptors).

En ambos casos, los equipos que los reciben respetan el vigente contrato: 41 millones por dos años en el caso de Leonard (aunque después del primer año tendrá la opción de seguir o no) y 83 millones por tres temporadas en el caso de DeRozan.

Mirá también

San Antonio espera a Manu, pero ya se despidió de su dinastía

Varios equipos desembolsaron cantidades importantes para conservar a sus estrellas. Houston, el que más cerca estuvo de derrotar a los Warriors, aceptó pagarle 160 millones por los próximos cinco años a Chris Paul en la firma de más valor de este receso, seguida bien de cerca por los 158 millones que arregló Devin Booker, joven crack de Phoenix.

Devin Booker renovó en Phoenix por 158 millones de dólares.
Foto: Reuters

Devin Booker renovó en Phoenix por 158 millones de dólares. Foto: Reuters

Los otros grandes contratos para este año fueron los del serbio Nikola Jokic, el hábil pivote de Denver Nuggets (cinco años y 146,5 millones) y Paul George, que se presumía podía mudarse a los Lakers con LeBron pero se quedará en Oklahoma a cambio de 137 millones de dólares por cuatro temporadas.

La cifra por la que Kevin Durant (61,5) renovará con Golden State no asusta tanto, pero cobra relevancia al pensar que es sólo por dos años, con opción de jugador al final del próximo curso.

Devin Booker, el "bebé asesino" de US$ 158 millones
Mirá también

Devin Booker, el “bebé asesino” de US$ 158 millones

Habrá varios hombres que comenzarán la próxima campaña con una camiseta distinta a la que usaron hasta abril. Entre los de más peso, resuenan Tony Parker, que dejó los Spurs porque quería un rol más preponderante y partió a Charlotte; Dwight Howard, ex All Star que buscará renacer por enésima vez, en esta ocasión en Washington; Isaiah Thomas, que en un año pasó de ser candidato a MVP en Boston a moneda de cambio para Cleveland y los Lakers y jugará en Denver; Carmelo Anthony, cuyo trío con George y Russell Westbrook no prosperó en Oklahoma y todo indica que se unirá a Houston; y DeAndre Jordan, símbolo de los Clippers que firmó con los Mavericks.

El Oeste promete una guerra aún más cruda. Posiblemente los Spurs dejen el lote de candidatos tras más de 20 años de vigencia. Ahora está LeBron. Houston perdió varios puntales defensivos. ¿Podrá alguien con Golden State? En el Este, Boston sostuvo el núcleo (renovó con Marcus Smart) y tendrá en Toronto y en Philadelphia a sus rivales.

Comments

comments

Comenta aquí