Sin categoría

Diego Cocca renunció y ya no es más el director técnico de Racing

Me voy, Víctor. Esto no da para más».

Diego Cocca le comunicó al presidente la decisión que ya había tomado el sábado, un rato después de la derrota ante Independiente en el clásico de Avellaneda. Fue un encuentro breve, no hicieron falta demasiadas palabras. A pesar del respaldo público que Víctor Blanco le había dado al mediodía, después de una reunión en su casa con parte de la Comisión Directiva, el entrenador terminó abruptamente su segundo ciclo en Racing. Ni siquiera aceptó dirigir los próximos dos partidos, ante Newell’s y Gimnasia, como le pidió el mandamás celeste y blanco. El estratega que ganó el campeonato de 2014 presentó su renuncia indeclinable. Eduardo Coudet y Sebastián Saja son los candidatos que la dirigencia tiene en carpeta para ocupar un banco muy caliente.

Diego Cocca renunció y ya no es más el director técnico de Racing

El técnico de Racing Club, Diego Cocca, durante la conferencia prensa donde anuncia su renuncia. (Maxi Failla)

Diego Cocca renunció y ya no es más el director técnico de Racing

Tiempos mejores. Víctor Blanco, cuando presentó a Diego Cocca como DT (Archivo Clarín).

«No voy a seguir siendo el técnico de Racing, pensando en el bien de todos, no sólo en el mío, también en el del club. No quiero hacerle mal. Lo único que puede modificar esta situación es un cambio de cuerpo técnico y con ese objetivo, decidimos dar un paso al costado. Para que el club pueda ponerse de pie», sostuvo Cocca en una conferencia de prensa en la que no aceptó preguntas de los periodistas.

Una hora antes, los jugadores y parte del cuerpo técnico esperaban en una de las canchas auxiliares la definición de la situación mientras Cocca charlaba con Blanco. El entrenador había decidido cambiar el horario de la práctica, de la mañana a la tarde. Eliminado de la Copa Argentina y la Sudamericana, ubicado en el puesto 19 de un torneo de 28 equipos, había advertido el sábado: «No tengo más objetivos por cumplir; el semestre es malo y soy el principal responsable». No obstante, la distante relación con los referentes, especialmente con Lisandro López, fue determinante a la hora de pegar el portazo. Por más que lo haya desmentido el propio Cocca esta tarde, la convivencia era insostenible.

Diego Cocca renunció y ya no es más el director técnico de Racing

Saja dejó un gran recuerdo en los hinchas (Archivo Clarín).

«No hubo ningún problema con ningún integrante del plantel, sólo palabras de agradecimiento. Estaba con muchas dudas respecto a mi decisión, he tenido el llamado de mis jugadores, que me han apoyado. También Lisandro López vino a mi casa para charlar conmigo, para ver qué necesitaba…», apuntó Cocca. Fue una salida elegante.

Diego Cocca renunció y ya no es más el director técnico de Racing

El técnico de Racing Club, Diego Cocca, durante la conferencia prensa donde anuncia su renuncia. (Maxi Failla)

Es que todos sabían que Cocca y Licha caminaban por veredas opuestas. Lo había dejado claro Blanco este mediodía, cuando enfrentó a la guardia periodística que esperaba novedades respecto al futuro del entrenador. “Hay que hablar con Licha y el técnico y solucionar las cosas. Todos debemos hacer una autocrítica porque Racing es más importante que un jugador, un entrenador o la Comisión Directiva. Hay que ser menos egoístas”, disparó el titular de la Academia. Y blanqueó la raíz del problema. El entrenador y el capitán no se podían ver.

Diego Cocca renunció y ya no es más el director técnico de Racing

Cocca y Lisandro López, una relación muy especial (Archivo Clarín).

Lisandro no es líder por naturaleza, sino por herencia. Recibió la cinta de Diego Milito, pero no se siente cómodo en el rol de referente. Lo manifestó más de una vez. Sus fuertes declaraciones dejaron expuestos a Claudio Ubeda, Ricardo Zielinski y al propio Cocca. Honestidad brutal tiene el delantero. Y eso no cae bien en ningún técnico. Como tampoco en el plantel que el estratega campeón en 2014 haya sido tan drástico con algunos de los futbolistas que dieron la vuelta olímpica hace tres años. Sus modos son chocantes para los jugadores. Y él se muestra distante con ellos. Pero el punto de ebullición se produjo el sábado, cuando decidió dejar a López en el banco y se la jugó con Enrique Triverio, el atacante que llegó desde México de la mano de su representante, Cristian Bragarnik.

Independientemente de esta cuestión, Triverio se había complementado muy bien con Lautaro Martínez el domingo pasado en la Bombonera. Lo explicó Cocca, una vez consumada la caída ante Independiente: «Quería darle una oportunidad al equipo que le ganó a Boca». A pesar de los reclamos de la mayoría de los hinchas y de los dirigentes, que el jueves le hicieron saber que estaban disconformes con su decisión de sostener a Triverio en detrimento de Lisandro, Cocca se mantuvo firme en su postura. Jugó Quique y tuvo un mal partido. También, Licha, que entró en el segundo tiempo y tampoco rindió.

La situación no tenía retorno. Y Cocca terminó de entenderlo el sábado, cuando los hinchas ovacionaron a Lisandro. La gente tomó partido por el capitán. Y ese fue un hecho que, agregado a la derrota en el clásico de Avellaneda, invitó a la reflexión al entrenador. Además, claro está, de la falta de feeling con el plantel. Mientras en las prácticas el técnico ensayaba con Triverio, los jugadores pedían a López. Sergio Vittor y Juan Musso se manifestaron a favor de la presencia del capitán. «Lisandro tiene que jugar siempre», dijeron. Un inequívoco mensaje de que estaban en desacuerdo con el entrenador.

Blanco, en tanto, había advertido que no quería tomar «decisiones en caliente». Por eso descartó juntarse con Cocca el domingo. Por eso salió a bancar ante los medios al entrenador. «Cocca tiene contrato hasta 2018 y queremos que siga. Le doy mi apoyo y hoy me reúno con él y los muchachos», dijo el presidente más temprano. Pero el técnico estaba desgastado. Y sabía que no le entregarían la cabeza de Lisandro, más allá de los rumores que indican que podría seguir su carrera en Chile. Cocca, en tanto, podría continuar su carrera en Tijuana. Sí, el equipo que hasta hace un mes dirigía Coudet y en el que juega Gustavo Bou, uno de los futbolistas fetiches del técnico.

«Quiero simplemente dejar bien en claro que todos los jugadores los elegimos nosotros y les tenemos confianza. Hay un plantel con mucha capacidad de estar en los primeros planos. Pero, a veces, muchas situaciones no son favorables. Cuando la pelota no quiere entrar, se hace todo muy difícil, se hace una bola de nieve», agregó Cocca en su monólogo. Y le dedicó unas palabras a la dirigencia: «No hubo ningún problema con los directivos, me vinieron a buscar cuando estaba en Colombia. El club nos necesitaba y vinimos a aportar lo nuestro. El año fue irregular y se logró clasificar a la Copa Libertadores, era uno de los objetivos».

En el medio de la interna política, fue un golpe duro para el presidente. Justo antes de los comicios del 10 de diciembre, llegó este cimbronazo futbolístico. ¿Qué hará Blanco? Su idea es que Juan Ramón Fleita, el Lagarto que está al frente de la Reserva, dirija los partidos de Newell’s y Gimnasia. Mientras tanto, desde la oposición ya empiezan a marcar la cancha. «Hay que liberarle las manos al nuevo presidente para que elija el entrenador», disparó Matías Gainza Eurnekian, uno de los candidatos.

Como si fuera poco la crisis futbolística que tiene que atravesar Racing, el presidente también tienen por delante las elecciones y la tarea de ratificar su mandato en las urnas.

Comments

comments

Comenta aquí