DestacadasPolítica

El Comisario General Víctor Téllez, que detuvo violentamente al Dr Guillermo Evans y comando la represión del 5 de Marzo, aseguró que la policía es pacifica

La policía de provincia ofreció una conferencia de prensa para intentar desmentir los contundentes y viralizados videos del brutal desalojo de varias familias afincadas hace más de 40 años en un estratégico terreno ubicado entre el Club Caza y pesca y la Federación médica, sobre la barrera lindante con el riacho de Oro donde -casualmente- va a construirse el otro sector de la costanera, que reclama como su propiedad el juez Guillermo Alucín y su hermana.

«La policía no es violenta«, «no fue gas lacrimógeno sino humo de matafuegos» fueron algunas de las frases más insólitas pronunciadas justamente por el Comisario General Víctor Téllez, quién fue el que personalmente redujo violentamente y esposo en el piso al doctor Guillermo Evans, en un hotel de su propiedad, que luego quebró porque no lo dejaban trabajar y no aguantó la persecución política del Gobierno provincial, por conocida simpatía con la Unión Cívica Radical».

En boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso

El Comisario General Víctor Téllez, fue quién comando la violenta represión del viernes negro del 5 de Marzo, y el que estuvo presente cuando el narco comisario Medina arrestó de los pelos a la periodista de este medio Julieta González por sacar fotos, junto a otras jóvenes que reclamaban las dejen trabajar.

El Comisario General Víctor Téllez, fue el encargado de desmentir la contundencia de los videos y el contenido de las graves denuncias de las mujeres desalojadas, y el que afirmó que «como auxiliares de la justicia realizamos el desalojo que fue ordenado en el marco de una causa judicial por usurpación que se inició en el 2014. Cuando llegamos con un oficial de justicia y personal femenino de la fuerza porque sabíamos que había mujeres, además de representantes de Niñez y Adolescencia, en la casa solo había dos hombres, dos mujeres y un bebé«.

No hubo uso excesivo de la fuerza. No hubo gas lacrimógeno

Ante la negativa y resistencia de la mujer a abandonar su casa a pesar de recibir la notificación «se la redujo pero no hubo uso excesivo de la fuerza. No hubo gas lacrimógeno como dijeron sino que habían prendido fuego dentro de la casa y personal de bomberos procedió a sofocar las llamas con un extintor».

A la mujer detenida se le inició una causa por «desobediencia judicial», informó Téllez para sumar que «en varias oportunidades se le ofreció vivienda y módulos para que se retire del terreno que ocupaba y que no era de su propiedad pero, siempre rechazó».

Comenta aquí