Política

El costoso, magro y vergonzoso saldo de la labor de la Legislatura provincial en todo el 2017

En el año 2017 la Legislatura provincial contó un presupuesto de 782 millones de pesos que el pueblo les asignó a sus representantes para que trabajen, legislen, defiendan los intereses del pueblo de la provincia y controlen los gastos, la legalidad y la gestión del Poder Ejecutivo provincial.

 Cada sesión se haga o no, nos cuesta 26 millones de pesos, este año se convocaron 30, la mayoría instrascendentes y solo para rendir homenajes (106 Resoluciones), los legisladores faltan cuando quieren, algunos son verdaderos ñoquis y ni siquiera hablaron nunca, pero todos cobran igual sus jugosas dietas, gastos de representación y abultados cupos de personal y asesores.

El presupuesto total del Poder Legislativo del año 2017 fue de $ 781.420.000, de los cuales se destina la suma de $676.000.000 a los gastos de personal. De allí sale el dinero para los 30 diputados y sus 1901 asesores y asistentes contratados como personal temporario del Poder Legislativo.

En ese año el poder legislativo capitaneado políticamente por el multidenunciado Armando Felipe “Papacito” Cabrera, sancionó solo 4 (cuatro) leyes en todo el periodo de sesiones ordinarias, 3 (tres) de ellas de iniciativa del Poder Ejecutivo, dos referidas al presupuesto y gastos del Ejecutivo, una estableciendo el día de las Iglesias Evangélicas y una solicitud de derogación del beneficio de una pensión graciable y vitalicia, solicitada por la beneficiaria (Ley 1653 sancionada el 30/11/2017).

En tanto en sesión extraordinaria convocada por el Gobernador Gildo Insfran el “día de los inocentes” 28/12/2017, se sancionaron sobre tablas; sin discusión, a libro cerrado y por unanimidad la adhesión legislativa a seis Leyes nacionales integrantes del acuerdo financiero fiscal firmado por el gobernador Gildo Insfran con el presidente Mauricio Macri, Leyes 1654,1655, 1656, 1657, 1658, 1659.

CADA LEY NOS COSTO 78.200 MILLONES DE PESOS

Así vista las cosas podríamos concluir en que las cuatro Leyes y el paquete de Leyes de Adhesión a Leyes nacionales le costaron al pueblo de Formosa 156.400 millones de pesos cada una, o en el mejor de los casos desdoblando el paquete de adhesiones a leyes nacionales nos costó 78.200 millones de pesos cada Ley, sancionadas sin trabajo de comisiones, sobre tablas, a libro cerrado y casi sin discusión, ni derecho al pataleo de legisladores opositores. Una verdadera y costosa Escribanía del Gobierno provincial.

LEYES SANCIONADAS

El 4 de mayo del 2017, se sancionó la primera Ley del año la N° 1650 a través de la cual sobre tablas, sin discusión, ni control y a libro cerrado se aprobó a ciegas todos las Cuentas de gastos, erogaciones e Inversión de la Administración Pública de Formosa correspondientes al Ejercicio Económico Financiero 2016, de conformidad con lo establecido en el inciso 8º del artículo 120 de la Constitución Provincial y toda normativa financiera aplicable.

ES LEY: EL DÍA DE LOS EVANGELIOS Y LA DEROGACIÓN DE UNA PENSIÓN

El 26 de noviembre de 2017 se sancionó una ley N° 1651 Instituyendo el 31 de octubre de cada año como el “Día de las Iglesias Evangélicas” en conmemoración del Pentacentenario de la Reforma Protestante.

El 30 de noviembre de 2017 la legislatura sancionó la Ley 1653 dejando sin efecto, a requerimiento de su titular la señora Francisca Benítez, D.N.I. Nº 13.009.462, que le fuera otorgada por el artículo primero de la Ley Nº 1276.

PRESUPUESTO Y ESCÁNDALO

El 9 de Noviembre se sancionó la Ley 1652, también del Ejecutivo provincial, aprobando sin discusión y a libro cerrado el proyecto del Presupuesto para el Ejercicio 2018. Fijándose en la suma de PESOS CUARENTA Y DOS MIL DOSCIENTOS CUARENTA Y OCHO MILLONES SEISCIENTOS SETENTA Y DOS MIL CIENTO CINCO ($ 42.248.672.105), el total de erogaciones del Presupuesto General de la Administración Pública Provincial.

En esta Ley nuestra Cámara de Diputados le transfirió ilegal e inconstitucionalmente todos sus poderes al gobernador, otorgándole la suma del poder público al primer mandatario que con su sola birome puede gastar y endeudar como quiere los recursos provinciales, sin que nadie de la oposición los haya denunciado penalmente.

Gildo Insfrán no necesita pedir autorización legislativa para reasignar partidas presupuestarias y modificar el plan de obras y servicios públicos. Incluso puede contraer préstamos y otras obligaciones financieras comprometiendo el dinero de la coparticipación provincial.

La Cámara le deja a Insfrán gobernar como quiera. No pide informes, y tampoco se anima a llamar a los ministros para que den explicaciones.

Es decir, que la Legislatura no hace nada que justifique su enorme costo. Solamente se trata una ley cuando el Poder Ejecutivo lo pide, y se vota a libro cerrado. No se le cambia ni una coma: UNA AUTENTICA Y LAMENTABLE ESCRIBANIA DE GOBIERNO.

 

 

 

Comments

comments

Comenta aquí