Nacionales

El dólar blue se vendió a $ 90, el riesgo país se disparó a 4.040 y la bolsa cayó 14,5%

La paliza histórica que están sufriendo los mercados financieros en todo el mundo no da señales de agotarse. La recesión global que se avecina, impensada un par de meses atrás, está generando una destrucción de riqueza -medida al menos por las cotizaciones que se pueden ver en las pantallas- que ya se mide en billones de dólares. En ese escenario, la Argentina muestra un parte de batalla bien inquietante. Este miércoles el riesgo país saltó a 4.040 puntos, reflejo de un nuevo desplome de los bonos emitidos en dólares.

El retroceso de los bonos fue acompañado por la Bolsa. El índice S&P MerVal se contrajo casi 15% y en Nueva York varios papeles argentinos mostraron caídas superiores al 20%. La nota la dio YPF. La petrolera bajo control estatal cedió ayer 26% y su valor de mercado quedó apenas de los 1.000 millones de dólares.

Pero no es el único caso dramático. Bancos como el Galicia o el Macro, que se habían arrimado a un valor de mercado de 10.000 millones apenas tres años atrás, hoy valen entre 1100 y 1400 millones de dólares. Sufrieron la doble Nelson de la devaluación que arrancó en 2018 y ahora el tren de frente del coronavirus. En apenas dos semanas los valores de las compañías líderes que cotizan en Bolsa se contrajeron en cerca de 8.000 millones de dólares.

Coronavirus: Wall Street tiene otro día de furia y el petróleo cae a 25 dólares el barril

Mirá también

Coronavirus: Wall Street tiene otro día de furia y el petróleo cae a 25 dólares el barril

La tercera variable que está en tensión, aunque hoy parece ciertamente anestesiada, es el dólar. El oficial casi no se mueve y oscila en torno a los 63 pesos el mayorista y 65 el minorista. Claro, con cepo cambiario la demanda no tiene forma de presionar. En la Bolsa, el Contado con liquidación quedó en $89. El que empezó a moverse es el blue:  ya se vendió a $90. Primera vez en mucho tiempo que supera a los dólares alternativos pero legales. La brecha entre el oficial y los otros dólares ya está en el 40%.

El petróleo, otro indicador clave, tampoco parece detener su caída. El barril de Brent quedó en 26 dólares (-8% en un día). Estaba 55 dólares un mes atrás. La soja quedó en torno a los 300 dólares. Estaba 340 dólares unas semanas atrás.

Guzmán dice que el mega canje de deuda en pesos llegará a los $ 200.000 millones

Mirá también

Guzmán dice que el mega canje de deuda en pesos llegará a los $ 200.000 millones

Todo está ocurriendo en un mundo donde los precios, literalmente, se derriten día tras día. Y a una velocidad que no deja de sorprender. La Bolsa de Nueva York perdió 6% este miércoles y acumula una caída de 30% en apenas tres semanas. Durante el estallido de 2008, gatillado por las hipotecas basura, Wall Street tardó seis meses en contraerse un 40%.

En Nueva York se habla con insistencia de que los valores de las acciones están reconfigurándose a las nuevas expectativas económicas. Pero al mismo tiempo se menciona que gran parte de las ordenes de venta son disparadas por los algoritmos que programan los propios brokers, y que toman las decisiones en función de los movimientos diarios de decenas de variables.

Aquí y allá surgen las preguntas sobre cuándo la crisis de los mercados hará piso. Comparados con los valores de apenas un mes atrás, todos los papeles parecen ofrecerse a precio de ganga. El tema es que siempre se puede estar peor,claro. Pero hay quienes afirman que hay precios muy tentadores. Esto hablando en lo estrictamente financiero. La economía real está sufriendo una paliza de la que va a costar recuperarse.

El riesgo país y los precios que se observan hoy solo son comparables con lo que se podía observar en 2002, cuando la Argentina transitaba la era del default que puso en marcha el ex presidente Adolfo Rodriguez Saá a fines de 2001 y de la cual se pudo salir a mediados de 2005.

La diferencia entre 2002 y hoy es que por ahora la Argentina no incumplió con su deuda. Está en medio de una negociación para reestructurar bonos por casi 70.000 millones de dólares, pero la declaración formal de default no se ha producido. Aunque los números marcan el sentimiento dominante entre los inversores.

Otra diferencia es que el rebote de aquellos años fue más o menos rápido gracias a la soja y a la economía brasileña que por entonces era una locomotora. Hoy ninguno de esos factores juega a favor.

Un punto a tener en cuenta. Operadores de bonos de aquí y de Nueva York le dijeron a Clarín que la disparada del riesgo país ocurre en un mercado con muy poca liquidez. Esto es en un punto importante. No hay gran cantidad de títulos públicos cambiando de manos, lo que quiere decir que si eventualmente hay fondos buitre queriendo comprar deuda argentina porque a estos precios los bonos entraron en su radar, la tarea de acopio no es fácil. Dato importante para el momento que el gobierno argentino salga a ofertar el canje de deuda -si es que lo hace.

Comments

comments

Comenta aquí