OpiniónPolítica

El estado le robaría al campo USD410 millones con las retenciones si no hay acuerdo de Alberto Fernández con el agro

Enviado por Adrián Gamarra:

Sin el aumento formal, el agro espera un anuncio que parece inminente tras el cierre de exportaciones de aceite y harina de soja. En cuanto al acuerdo, el papel de Rusia y China son claves. Rusia por la guerra que se está llevando a cabo en Ucrania y China por acopiar trigo tras el enfrentamiento bélico.

La analista de mercados, Lorena D’ Angelo, calculó cuánto le robaría el Estado al sector en caso de que se oficialice la suba de retenciones (pasarían de pagar 31% a 33%): Podría recaudar unos U$S 400 millones más por este cambio impositivo, mientras que para el productor podría reducirse el valor de la tonelada en U$S 16.

“Si se aumenta al 33% la alícuota para aceite y harina de soja, terminarán pagando derechos de exportación por U$S 6.768,4 millones por el saldo que queda por embarcar. Son U$S 410,2 millones más que se queda el Estado, frente a los U$S 6.358,2 millones que cobraría si se mantuviera el 31%”

Sobre un volumen proyectado de exportaciones de aceite de soja de 5,2 millones de toneladas, hay presentadas Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE) por solo 1,13 millones. Significa que quedan 4,07 millones que, “hasta nuevo aviso”, no podrán inscribirse.

A un precio FOB (Free on board) de U$S 1.810 la tonelada, significa un aporte fiscal que se incrementaría de U$S 2.283,7 millones (con una alícuota del 31%) a U$S 2.431 millones (con el 33%). Es decir, U$S 147,3 millones más. Un FOB de U$S 568 la tonelada, se pasa de un flujo por retenciones que subiría de U$S 4.074,5 millones a U$S 4.337,4 millones; o sea, U$S 262,9 millones más.

Menos para el productor

En paralelo, al tributar más, significa que la industria exportadora tiene menor capacidad teórica de pago: bajaría de U$S 485 por tonelada a U$S 469; es decir, un perjuicio de U$S 16 por tonelada para el productor.

Por cada camión que carga 30 toneladas, son U$S 480, lo que significa una pérdida de $ 50.000 a tipo de cambio oficial, o más de $ 100.000 en cotización “blue”.

En cuanto al acuerdo, “El escenario bélico afectó el precio de los granos y alimentos y China acopiando granos hizo subir todos los precios. Eso nos obliga a buscar una solución que permita desacoplar los precios internos de los internacionales. Estamos avanzando en conversaciones y tratando de desacoplar los precios” dijo el Presidente en la Casa Rosada cuando le preguntaron qué negocia con el sector agropecuario.

Uno de los objetivos de Alberto Fernández es cerrar un acuerdo económico-político con aceiteras y molinos antes que concluya esta semana. Los protagonistas principales de esta negociación que será trabajosa y aún tiene final abierto son Julián Domínguez -ministro de Agricultura y Ganadería-, Martín Guzmán -ministro de Economía- y Matías Kulfas -ministro de la Producción-.

El gobierno dejó en claro que no está entre sus prioridades reducir el gasto público en lo absoluto. Sin embargo, tras el polémico acuerdo con el FMI (Fondo Monetario Internacional) quedó demostrado que desde Casa Rosada pretenden que el ajuste lo haga el sector privado. Dos artículos claves dentro del proyecto de ley que llegó a Diputados: El primero y de tres líneas, autorizaba al Poder Ejecutivo a negociar la refinanciación de la deuda con el Fondo tomada durante el gobierno de Mauricio Macri. El segundo artículo, estaba repleto de cinismo y medidas que atacan directamente al sector productivo del país. Lo llamativo fue que era de un centenar de páginas densas e interminables.

Comenta aquí