Opinión

El Gobierno acelera para chocar la calesita

El kirchnerismo se enfrenta por primera a vez a una situación inédita. Tras 14 años en la cima del poder, es la primera vez que no tiene una mayoría automática en el Congreso. Ante ese panorama, el gobierno nacional tiene dos alternativas: tratar de seducir a diputados y senadores que no están en Juntos por el Cambio ni en el Frente de Todos. El otro camino es dialogar con la oposición.

Tras la dura derrota electoral del 14 de noviembre y ante la presunción de la pérdida de quórum propio, el presidente Alberto Fernández anticipó que iba a convocar a la oposición al diálogo. Casi un mes después del terremoto electoral, esa invitación nunca apareció.

A dos semanas de finalizar el 2021, el ministro de Economía, Martín Guzmán, defendió el proyecto de Presupuesto en la Cámara de Diputados, con muchos reproches de la oposición. Una de las críticas es por el apuro en sancionar la “ley de leyes” antes de fin de año, cuando hay algunos diputados que llevan apenas una semana en la Cámara. El otro cuestionamiento tenía que ver con las cifras de inflación y dólar previstos para el año próximo. Según la oposición, ninguna de esas cifras se ajusta a la realidad. Forman parte del relato que quiere instalar el Gobierno. Por eso tanto empeño del ministro Guzmán de desmentir permanentemente una devaluación.

El Gobierno se encamina a chocar la calesita. Sin diálogo, no hay futuro posible. Quizá Alberto Fernández sea consciente que su gestión está agotada y no le importe llegar magullado a la entrega del poder en 2023. Aunque millones de argentinos sufran las consecuencias.

José Ignacio Sbrocco

Comments

comments

Comenta aquí