DestacadasPolítica

El gobierno declaró la Emergencia Agropecuaria que proponíamos sostuvieron Zárate y Zaiser

El lunes a través del Decreto Nº 13 el gobernador Gildo Infran declaró la Emergencia Agropecuaria, la cual fue solicitada el mes pasado a través de un proyecto que presentaron ante la Legislatura provincial los diputados Carla Zaiser y Osvaldo Zarate entendiendo la necesidad que existe de dar inmediata respuesta a la crisis que afecta a los productores, mediante el otorgamiento de créditos, asistencia técnica y financiera, aportes no reembolsables para gastos de inversión, para recomposición de la capacidad productiva e infraestructura.

Desde la oposición celebramos la decisión y a la vez consideramos que es importante que el Gobierno escuche a nuestro sector que tiene mucho para aportar en pos del bienestar de los formoseños, sostuvieron los legisladores.

La producción primaria es la principal actividad privada de la provincia que genera empleo y recursos, aseguraron.

Tal como lo solicitaron los legisladores opositores y como lo aconsejaban las graves circunstancias través del Decreto Nº 13, el gobernador Gildo Insfrán, declaró el estado de Emergencia Agropecuaria para las actividades ganadera y apícola de los establecimientos ubicados en todo el territorio provincial y para lo agrícola en los Departamentos Formosa, Laishí, Pilcomayo, Pirané, Pilagás, Patiño y Bermejo.

En lo ganadero y apícola la declaración de emergencia alcanza a los establecimientos rurales afectados por déficit de precipitaciones, altas temperaturas y quemas de pastizales, ubicados en todo el territorio provincial. Las medidas tendrán vigencia desde el 1º de enero del 2022 hasta el 30 de junio del 2023.

En cuanto a lo agrícola se abarcan los cultivos de maíz y cucurbitáceas de segunda siembra y para los cultivos de banana, algodón, mandioca, batata y maní, afectados por déficit de precipitaciones desde enero a la fecha, situados en los Departamentos Formosa, Laishí, Pilcomayo, Pirané, Pilagás, Patiño y Bermejo. Regirá desde el 1º de enero del 2022 hasta el 30 de junio del 2022.

La gravedad en que se encuentran las explotaciones de productores agrícolas, ganaderos y apícolas con pérdidas en su producción y capacidad productiva que superan el 50% debido a la falta de agua en todo el territorio provincial, impulsaron el pedido y motivaron la decisión de el gobernador.

Comenta aquí