Sin categoría

El gobierno provincial pretende tirar por la borda a miles de docentes privados: ninguno debe renunciar a su cargo

Desde el año pasado el gobierno provincial viene amenazando a miles de trabajadores de la educación privada provincial, y a las mismas instituciones donde prestan servicios, con bajarlos del barco de la Caja de Previsión Social de la Provincia y transferirlos de “prepo” e ilegalmente a la Anses nacional

La medida del PEP no se trata de que ya no quiera financiar a la educación privada, la cual es un derecho constitucional y una obligación también constitucional para la provincia, sino de cambiar la forma de financiamiento, que es caótica y por lo menos ‘’rara’’.

Desde Voz Docente venimos asesorando a los colegas de las escuelas privadas comprendidos en esta medida que se quiere imponer y les decimos que ninguno debe renunciar al cargo en que fue designado y a las autoridades de dichos establecimientos que cesen de presionar y coaccionar a los trabajadores, por más que el gobierno provincial les haya asignado ese rol, totalmente ilegal.

 Para entender lo que pasa con las jubilaciones de los docentes de escuelas privadas de Formosa, hay que conocer y entender cómo funciona el subsistema privado en la provincia, dijo el Secretario General de Voz Docente, Profesor Carlos Toloza y manifestó que:

1°-Hay establecimientos “privados-privados”, que no reciben subvención estatal, es decir no tienen subsidios del estado provincial para pagar a los docentes. Las liquidaciones y los sueldos correspondientes los pagan los mismos propietarios con el dinero que recaudan y por eso mismo pueden fijar libremente la cuota mensual por el estudio. Los aportes previsionales-salud y jubilación- tanto los patronales como los de los trabajadores, van al sistema nacional ANSES. Allí la edad para jubilarse es la que establece la ley nacional y la obra social es la de comercio o la que elija cada trabajador. En Formosa, entre otras, en este grupos están las escuelas E.Maradona, La Ribera y Alas, los docentes de estos establecimientos no se verán afectados  con las medidas amenazantes del PEP, porque ya están en el sistema nacional Anses.

2°-Un segundo grupo de escuelas privadas, casi todas confesionales, son aquellas que reciben el dinero de la subvención estatal, es decir, todos los meses el gobierno provincial les deposita el monto global necesario para pagar todos los sueldos de la escuela. Los propietarios son los encargados de liquidar los sueldos y pagarlos, los aportes en estos casos también van al sistema nacional de Anses, tanto para la jubilación como para la obra social. Son ’empleados nacionales’ aunque el dinero salga de las arcas del estado provincial. Tampoco se verán afectados por el ajuste de Insfran porque siempre estuvieron y seguirán estando en el sistema nacional Anses. Son escuelas como el Instituto San José de Fontana y el Santa Isabel de Formosa, entre otros. Los recibos de haberes llevan sus membretes.

3°-Pero hay un tercer grupo de escuelas privadas de Formosa, que es el más numeroso y que lo conforman miles de docentes, todos de escuelas confesionales, cuyos establecimientos que no reciben dinero del estado para pagar los sueldos como las del segundo grupo, sino que recibe docentes provinciales, a los que el estado formoseño les  liquida y les paga el sueldo y cuyos aportes previsionales, tanto patronales como del trabajador, van a la Caja de Previsión Social de la Provincia y al IASEP. Estos docentes son en realidad trabajadores del estado provincial que prestan servicios en escuelas privadas, aportan a la caja formoseña y son afiliados a la obra social de los estatales, el IASEP, se jubilan con las leyes provinciales, como por ejemplo con 25 años de servicios y sin límite de edad. Estos docentes son los que el Gobernador Insfran quiere tirar por la borda y mandarlos al barco nacional de Anses, sin importar que muchos de ellos ya tengan 20,25 y más años de antigüedad y que estén protegidos por las leyes laborales y administrativas de la provincia.

Con seguridad  y de  implementarse este ajuste, todo se judicializará para mal y sufrimiento del trabajador docente porque la justicia formoseña no sólo está amañada y sometida al poder político provincial, sino que los juicios pueden durar años y años sin resolución.

Es por eso que la estrategia del PEP ha sido, hasta ahora, la de asustar y presionar a los propietarios de los establecimientos privados que están en estas condiciones, para que ellos a su vez asusten y presionen a los docente y logren que renuncien a los cargos provinciales que hoy tienen para ser designados dentro de la planta funcional de la escuela, con lo que de llegarse a ese previsto y supuesto, sería el propio docente el que se pone la soga al cuello, toda vez que con la nueva designación dejará de pertenecer al estado provincial y sus aportes iran a ANSES, con todas las consecuencias de ello.

Lo que el gobierno debiera hacer, si se trata de cambiar la situación de financiamiento, es llevar ‘todo hacia adelante’’ y sólo aplicar a los nuevos docentes, a los que se designen a partir de la toma de decisión de este cambio.

Con cada nueva designación se debería enviar el monto de dinero de la subvención estatal necesario para que la escuela liquide y pague los nuevos sueldos,  los aportes irán a Anses y esos docentes  ya no dependerán y no serán agentes del estado provincial. Son escuelas como Don Bosco,San Francisco, San José Obrero y las de la liga de madres de familia de la Iglesia Católica, entre otras.

Este sistema ‘’raro’’ de escuelas privadas existente en Fromsoa se estableció en realidad por dos motivos: a) para tener más trabajadores que aportaran al sistema previsional formoseño- se pensaba entonces que el dinero de las subvenciones es dinero provincial y que parte del mismo iría a nación y se pretendió retenerlo de esa manera, hoy y porque la Caja es deficitario esa situación se ha vuelto un contrapeso y b) para controlar las designaciones en las escuelas privadas, toda vez que las realizan, en segunda revisión, los funcionarios del estado.

Comments

comments

Comenta aquí