Política

El interminable abrazo de un padre con su hija varada, y la inmensa dicha que se entristece por los miles a los que el gobierno impide regresar

 9,480 total views,  2 views today

“Después de casi un año sin verla, y ya recibida de Abogada, gracias a Dios y no a ninguno de los que se creen “Dioses aldeanos” y dueños y señores de nuestra vidas y libertades, al fin llegó a “su casa” mi hija Julieta. El abrazo interminable, el llanto de Alegría incontenible, pero la dicha inmensa pudo no pudo ser plena  ni completa, porque amarga y duele en el alma penar en los miles de comprovincianos varados”, escribió en la redes sociales luego de recibir al salir de la cuarentena en un Club policial, a su hija Julieta Anahí González, flamante abogada recibida en Rosario.

“Duele y amarga pensar en los miles de formoseños que no todavía no pueden abrazar a sus seres queridos ni llegar “a sus casas” en “su” provincia, por el capricho senil y esclerótico de Un Modelo despiadado que solo privilegia sus mezquindades intestinas y sus inconfesables intereses políticos partidarios, por encima de los derechos y de los sentimientos y deseos de los ciudadanos, cuestionó Julián González.

“Siento como egoísta y mezquino compartir la inmensa felicidad de poder recibir y abrazar a mi hija, y por en el llanto de alegría que todavía no puedo contener, en ese sentimiento dividido va toda mi solidaridad, mi compromiso con los formoseños estigmatizados de “contagiadores” y con sus familias que sufren como sufrió mi familia el desgarrador dolor de no poder ver ni saber si iba a poder verla antes de la fiesta a mi hija”.

Fuerza Varados Se Puede y sepan que acá tampoco se RINDE NADIE!!!, concluyó el comunicador social.

En declaraciones a Radio Parque FM 89.3 donde va a trabajar Julieta Anahí González, Julián González comentó que su hija cuando era estudiantes secundaria, ya sufrió los rigores de este régimen en Formosa cuando hace diez años fue cobardemente reprimida en la toma del Colegio Nacional por la policía que ya comandaba el Ministro Jorge Abel González, a quién tan acertadamente definiera el domingo pasado el periodista Jorge Lanata.

 

Luego fue a la facultad y mientras estudiaba trabajó en varias partes y en la radio la Rock and Pop, y entonces volvió a sufrir la actitud represiva y despiadada de Gildo Insfran y su ministro estrella Jorge González, estuvo varada ocho meses, se recibió en soledad y por fin pudo ingresar a la provincia, y con dos hisopados negativos cumplió su cuarentena en unas instalaciones deportivas de la Policía de la provincia, donde la trataron excelentemente, presa pero al menos bien tratada.

Al fin pudimos gozar de la inmensa alegría de poder recibirla en su casa y con sus amigas, por ello nos comprometemos a seguir luchando, reclamando y amplificando la voz de los varados y el clamor de sus familias, y ella misma podrá hacerlo desde los micrófonos de Radio Parque FM 89.3, Ondas de Libertad, expresó Julián González.

Comments

comments

Comenta aquí